Fiebre + Leucocitosis = Infección ÷ otras causas

fiebre niñoLa mayoría de las veces cuando se tiene a un paciente que presenta fiebre y leucocitosis inmediatamente se asocian con infección, pues ni fiebre ni leucocitosis son sinónimo de infección.

En ocasiones la presencia de fiebre y leucocitosis en un paciente instintivamente nos hace administrar antibióticos sin siquiera investigar la causa de los mismos. Por ejemplo no es raro encontrar pacientes que llegaron a hospitales pediátricos después de 1 mes o más de evolución con fiebre que han sido vistos por 3 o 4 médicos y que han consumido al menos 5 tipos de antibióticos diferentes y la fiebre nunca cedió, siendo que ellos nunca tuvieron proceso infeccioso y su diagnóstico final es leucemia.

La presencia de fiebre y leucocitosis inicialmente solo nos habla de “Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica” el cual puede estar dado por diversas causas como quemaduras, traumatismos, fármacos, pancreatitis, post operatorio, cáncer (leucemias, linfomas), enfermedades autoinmunes (Lupus eritematoso sistémico, Artritis reumatoide juvenil) e infecciones entre otras.

El Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica se define como la presencia de al menos 2 de los siguientes criterios (donde uno de ellos debe ser alteración de la temperatura o cuenta de leucocitos):

1.- Temperatura: Fiebre >38.3°C o Hipotermia <36°C

2.- Cuenta de leucocitos: cuenta elevada de leucocitos (leucocitosis) o por debajo (leucopenia) de los valores normales para la edad (leucopenia no asociada a quimioterapia) o más del 10% de neutrofilos inmaduros (Bandemia)

3.- Frecuencia cardiaca: a) Taquicardia con aumento de la frecuencia cardiaca >2 desviaciones estándar de acuerdo a su edad en ausencia de un estimulo externo, fármacos o dolor. En menores de 1 año Bradicardiacon frecuencia cardiaca por debajo de su percentila 10 en ausencia de fármacos Beta-bloqueadores, cardiopatías congénitas o estímulos vágales.

 4.- Frecuencia respiratoriaTaquipnea con frecuencia respiratoria por arriba de >2 desviaciones estándar para su edad o necesidad de ventilación mecánica por un proceso agudo no relacionado con enfermedad neuromuscular o evento anestésico.
Cuando al Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica agregamos una infección probada o sospechada entonces tenemos la definición de Sepsis

De tal manera que no todo lo que brilla es oro o no todo lo que tiene fiebre y leucocitosis está infectado. Sobra decir que habrá que realizar una adecuada historia clínica completa y exploración física minuciosa siempre teniendo en mente los diagnósticos diferenciales en un paciente con fiebre y leucocitosis además de los procesos infecciosos.


Te puede interesar leer: Biometria hemática en niños

Te puede interesar leer: Bandemia


REFERENCIA:
Goldstein B, Giroir B, Randolph A. International pediatric sepsis consensus conference: Definitions for sepsis and organ dysfunction in pediatrics. Pediatric Critical Care Medicine 2005;6:2-8

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Diarrea

¿Qué es la diarrea?

DiarreaLa diarrea se define como el aumento en el número de evacuaciones intestinales habituales  con disminución en la consistencia de las mismas.  Pueden asociarse otros síntomas como la presencia de fiebre,  náuseas, vómitos y dolor abdominal. Si la diarrea es abundante puede aparecer deshidratación por pérdida de líquidos.  La diarrea en si podría considerarse  un mecanismo de defensa que intenta expulsar un microorganismo  que  nos este ocasionando daño,  lo que puede poner en riesgo la vida del paciente no es la diarrea sino la deshidratación secundaria.

¿Qué causa la Diarrea?

La diarrea puede tener varias causas y más que  una enfermedad se considera un síntoma. Dentro de las causas más importantes de Diarrea se encuentran las infecciosas. Hasta el 90% de las Diarreas en niños menores de 5 años son de origen viral

¿Cuáles son los datos de Deshidratación?

Ojos hundidos, llanto sin lagrimas, boca seca, saliva espesa, sed excesiva, piel turgente (perdida de la elasticidad), en niños pequeños fontanela (mejor conocida como mollera) hundida.

¿Cómo se trata la diarrea?

La gran mayoría de los episodios de Diarrea sin importar su causa son autolimitados, es decir, curarán solos en un lapso de 5 a 7 días sin necesidad de administrar ningún medicamento.

El objetivo principal en el tratamiento de la Diarrea es evitar la Deshidratación para lo cual resulta adecuado el “vida suero oral” o electrolitos orales comprados en farmacia, se ofrece suero oral a libre demanda o a dosis de media taza (75mL) en menores de un año, o una taza (150mL) en mayores de un año, después de cada evacuación diarreica o cada vomito, insista en dar el suero oral, pero si el niño no lo acepta, no se preocupe, es que no lo necesita.

El tratamiento de la Diarrea en el paciente sin deshidratación consiste en A) Alimentación habitual y continua B) Bebidas abundantes y C) Consulta médica oportuna

Errores más frecuentes cometidos durante el tratamiento de la Diarrea.

Antibióticos: más del 70% de los antibióticos recetados en cuadros de Diarrea son inadecuados. El uso de antibióticos en diarrea puede prolongar la duración de esta, barre la flora bacteriana del intestino ocasionando una sobre infección bacteriana.

Antidiarreicos y antieméticos: los medicamentos que paran la diarrea y el vomito están contraindicados en pediatría, los antidiarreicos pueden ocasionar parálisis intestinal, los medicamentos contra el vomito irónicamente pueden ocasionar mas nauseas y vomito, convulsiones y alteraciones en el sistema nervioso central.

Ayuno y restricción dietética: el ayuno y el cambio en la dieta no ayudaran a curar la diarrea, lo recomendado es continuar con la alimentación habitual, evitando alimentos irritantes o muy  condimentados, aumentando los líquidos ingeridos (jugos, caldos, agua), si es un lactante continuar con su leche habitual.

¿Cuáles son los datos de alarma durante un episodio de Diarrea?

Deberá acudir inmediatamente a valoración médica en caso de datos Deshidratación, evacuaciones con moco y sangre, movimientos anormales o convulsiones, alteración del estado de alerta (confuso, desorientado, somnoliento, inconsciente), rechazo al alimento, evacuaciones o vómitos abundantes (más de 3 en una hora), respiración agitada, fiebre persistente más de 3 días.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •