Vacunas

JeringaLas Vacunas son un producto inmunobiológico, que contiene un microorganismo, parte de él o un producto derivado de él, que se administra a una persona con la finalidad de inducir una respuesta inmune específica protectora, similar a la de la infección natural, pero sin peligro para el vacunado.

Al administrar la vacuna estamos introduciendo un microorganismo poco virulento o parte de él, pero para el sistema inmunológico es como si este hubiera entrado por su propio pie y se tratase del microorganismo virulento, por lo que pone en marcha toda su maquinaria defensiva. La ventaja consiste en que el microorganismo no nos hace daño por que no tiene capacidad para ello. Si en el futuro entramos en contacto con el verdadero microorganismo nuestras defensas responderán rápidamente frente a él y no sufriremos la enfermedad.

En 1796 el médico Inglés Edward Jenner, observó que las granjeras encargadas de ordeñar las vacas adquirían ocasionalmente una especie de “viruela vacuna” (variolae vaccinae) por el contacto con estos animales, y que luego quedaban a salvo de enfermar de viruela común o humana. Jenner tomó viruela vacuna de la mano de una granjera y la inyectó en el brazo de un niño de ocho años, el pequeño mostró síntomas de la infección de viruela vacuna, posterior a su recuperación el doctor Jenner le inyectó al niño infección de viruela humana, pero esta vez no mostró ningún síntoma o signo de enfermedad. Este fue y sigue siendo el principio básico de la vacunación y de ahí se desprende el termino “Vacuna”. La viruela gracias a la vacunación fue erradicada en el año 1977.

Las vacunas pueden estar compuestas de bacterias o virus, ya sean vivos o debilitados, muertos o inactivos, fragmentos o productos purificados de estos microorganismos.

La vacunación de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud  es la estrategia más beneficiosa y barata para prevenir algunas enfermedades infecciosas.

Los niños recién nacidos son inmunes a muchas enfermedades porque tienen anticuerpos que han recibido de sus madres, sin embargo esta inmunidad dura menos de un año. Antes de que hubiera las vacunas, muchos niños morían a causa de enfermedades como tos ferina, sarampión y polio, que se pueden evitar con las vacunas.

En México como en todos los países existen esquemas nacionales de vacunación los cuales son adaptados a la prevalencia de las enfermedades así como al presupuesto de los países.

Existen vacunas que no están dentro del esquema nacional de vacunación y no por ello son menos importantes, tal es el caso de la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano que  previene Cáncer Cervicouterino, vacuna contra Hepatitis A que previene esta enfermedad común en la infancia pero que puede complicarse con hepatitis fulminante y llegar a requerir un trasplante hepático y vacuna contra Varicela otra enfermedad común en la infancia que puede llegar a complicarse con neumonía y encefalitis. Hay vacunas que aunque se encuentran en la cartilla nacional, no cumple con las dosis recomendadas por organismos internacionales (CDC, AAP), tal es el caso de la vacuna de Neumococo Conjugada donde en el esquema nacional solo se aplican 2 dosis sin embargo son 4 dosis las recomendadas. Estas vacunas y dosis adicionales mencionadas no contenidas en la cartilla nacional solo se aplican en la práctica privada  y como en todas las vacunas sus beneficios superan el costo económico.

Asegúrese de que su hijo tenga al día todas las vacunas recomendadas en el esquema nacional de vacunación. Acuda con su pediatra para informarse acerca de las vacunas adicionales no incluidas en la cartilla de vacunación.

El Infectólogo Pediatra es el especialista en la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades infecciosas de la infancia, donde se incluye la Vacunación. No arriesgue la salud de sus hijos, mas vale prevenir que curar, Vacúnalos Hoy y te lo agradecerán Mañana.

Fiebre en niños explicación y recomendaciones

¿Qué es la fiebre?

FiebreLa fiebre, también conocida como “temperatura” o “calentura”, es un aumento en la temperatura corporal por encima de lo que se considera normal

No existe una temperatura específica para decir cuando un paciente tiene fiebre, en general se puede considerar  la temperatura normal entre 36°C y 38°C, y a la fiebre como temperatura axilar >38°C, oral >38.3°C y rectal 38.5°C.

Aunque el aumento de la temperatura generalmente preocupa mucho a los padres, la fiebre la mayoría de las veces no suele ser indicio de algo grave., la fiebre en sí no es perjudicial y, de hecho, puede llegar a  ser buena; con frecuencia es la forma que tiene el cuerpo de combatir algunas infecciones. Sin embargo, la fiebre alta puede hacer que su hijo se sienta molesto, además de agravar problemas como la deshidratación. En ocasiones en niños entre 5 meses y 5  años la fiebre puede hacer que el niño convulsione, en general estas convulsiones desaparecen al desaparecer la fiebre.

¿Por qué se produce la fiebre?

La fiebre se produce cuando el “termostato” interno del cuerpo aumenta la temperatura corporal por encima de su nivel normal. Este termostato se encuentra en la parte del cerebro denominada hipotálamo. El hipotálamo sabe qué temperatura debe tener el cuerpo y envía mensajes al cuerpo para mantenerla así.

Los investigadores creen que el aumento de la temperatura es la forma que tiene el cuerpo de combatir los gérmenes que causan infecciones y de hacer que el cuerpo sea un lugar menos agradable para ellos.

¿Cuáles son las causas de la fiebre?

Si bien las infecciones son la causa más común de fiebre en los niños, no son la única causa.

Tanto las infecciones virales como las bacterianas pueden producir fiebre, menos común algunas infecciones parasitarias y por hongos.

Otras causas de fiebre menos frecuentes como enfermedades como cáncer, artritis reumatoide juvenil, Lupus, vasculitis, medicamentos como los antibióticos.

¿Cómo tomar la temperatura de mi hijo? Que termómetro utilizar

Si su hijo es menor de 3 meses, usted obtendrá datos más precisos si mide la temperatura rectal con un termómetro digital. Los termómetros electrónicos de oído no son recomendables para bebés menores de 3 meses porque sus conductos auditivos suelen ser demasiado pequeños.

Si su hijo tiene entre 3 meses y 4 años, usted puede utilizar un termómetro digital para medir la temperatura rectal o un termómetro electrónico de oído para medir la temperatura en el interior del conducto auditivo. También podría utilizar un termómetro digital para medir la temperatura axilar, aunque este método es menos preciso.

Si su hijo tiene más de 4 años, usted puede utilizar un termómetro digital para medir la temperatura oral si su hijo coopera. Puede  usar el método timpánico (con un termómetro electrónico de oído) o el método axilar (con un termómetro digital).

¿Qué hago si mi niño tiene fiebre?

El manejo inicial sintomático, mientras se establece la causa y se instaura un tratamiento específico. Este manejo sintomático debe incluir la aplicación de medios físicos como los baños de agua tibia.

  • Bañe a su hijo con una esponja para que se sienta más cómodo y para ayudar a que le baje la fiebre. Utilice sólo agua tibia; el agua fría puede causar escalofríos, lo que suele aumentar la temperatura corporal. Nunca use alcohol (puede producir una intoxicación cuando la piel lo absorbe) o bolsas de hielo/baños fríos (pueden causar escalofríos, que aumentan la temperatura corporal).
  • Vista a su hijo con ropa ligera y cúbralo con una sábana o una manta liviana. El exceso de ropa y abrigo puede evitar que el calor corporal se libere y provocar un aumento de temperatura.
  • Asegúrese de que la temperatura de la habitación de su hijo sea placentera: ni muy caliente ni muy fría.
  • Dé a su hijo mucho líquido para evitar la deshidratación; la fiebre provoca una rápida pérdida de líquidos. El agua, la sopa, las paletas heladas y la gelatina de sabores son buenas opciones. Evite las bebidas con cafeína, incluidos las gaseosas y el té, porque pueden aumentar la producción de orina.

El que un paciente tenga fiebre no quiere decir que deba recibir antibióticos.

Es costumbre de algunos padres e incluso de muchos médicos  el empleo de antibióticos, como si los antibióticos fueran para bajar la fiebre. Frecuentemente esto sólo contribuye a enmascarar signos y síntomas importantes, a modificar resultados de laboratorio que de otra manera serían diagnósticos y en no pocos casos a complicar el cuadro inicial por sobreinfección bacteriana o por hongos.

Puede administrar medicamentos para bajar la fiebre como paracetamol o nimesulid de preferencia siempre bajo la recomendación de su pediatra para administrar la dosis correcta.

¿Como saber si mi niño con fiebre tiene algo grave?

La mayoría de las veces la fiebre en los niños sobre todo en menores de 5 años son secundarias a infecciones virales que en general son benignas, sin embargo habrá que vigilar algunos datos de alarma que pueden indicar gravedad y habrá que acudir inmediatamente a su servicio de salud mas cercano si su niño presenta alguno de los siguientes datos.

• Niños menores de 3 meses

• El niño luce mal, enfermo y decaído

• Se encuentra irritable, llora en demasía y no es consolable

• Decaimiento intenso, somnoliento, cuesta trabajo mantenerlo despierto, luce desorientado o desconectado sin interactuar o sin responder a estímulos

• Rechaza el alimento

• Dificultad para respirar, tiene respiraciones muy rápidas y profundas

• Tiene movimientos anormales o convulsiones

• Datos de sangrado a cualquier nivel, orina, nariz, encías

• Fiebre de mas de tres días que en lugar de mejorar empeora