Mi hijo enferma muy seguido desde que entro a guardería

La guardería  las infecciones

 

La mayoría de los niños que ingresan a una guardería, estancia infantil o cualquier otro sitio donde este en contacto con muchos niños estarán propensos a adquirir cuadros infecciosos con mayor frecuencia, pasarán gran parte del tiempo con gripa, mocos, tos, en ocasiones fiebre y diarrea.

 

Esto es lo habitual, ya que ahora estará en contacto con un mayor número de niños y por lo tanto expuesto a un mayor número de virus y bacterias.

 

La gran mayoría de todos estos cuadros infecciosos serán de origen viral como suele suceder en la infancia, y la mayoría de estos cuadros serán respiratorios, por lo que es frecuente que los niños que recién ingresan a una guardería puedan pasar los primeros meses con más días enfermos con mocos o tos que sanos.

 

Siempre le dan antibióticos

 

Los niños de guardería para la gran mayoría de los cuadros infecciosos no se necesitará de un manejo antibiótico, la mayoría de sus cuadros serán virales, aunque en ocasiones las infecciones podrán ser ocasionadas por bacterias, entonces si necesitarán de un antibiótico, también es cierto que las bacterias de los niños de guardería tienden a ser más resistentes, esto en parte por el uso inadecuado de antibióticos a los que estos niños están expuestos, ya que al tener más cuadros infeccioso respiratorios (ya mencionamos que la mayoría virales) se prescribe una mayor cantidad de antibióticos, muchos de ellos injustificadamente, por lo que sus bacterias se vuelven más tolerantes o resistentes a los antibióticos.

 

Cada que un niño enferma de resfriado o gripa hace defensas contra ese virus, el problema es que existen más de 200 virus que pueden dar una gripa o resfriado con mocos y tos.

 

Hay ocasiones que el niño apenas está bien 1 o 2 días y luego vuelve a empezar con gripa o tos, lo cuados suelen durar un promedio de 5 días, poco menos o poco más, pero en ocasiones parece que lleva 2 o 3 semanas con mocos y tos diariamente, esto no quiere decir que se trate del mismo virus con el que inició, sino que es muy probable que durante este tiempo ya adquirido 2 o 3 episodios virales, solo que no había terminado de salir del primero cuando ya había pescado otro nuevo virus.

 

Pero ¿entonces si mi hijo va a enfermar tanto al ingresar a una guardería, vale la pena llevarlo?

 

La respuesta la mayoría de las veces va a ser Si, la mayor parte de las infecciones en la guardería son virales, son cuadros leves, podrás ver al niño con el moco escurriendo o con tos, pero la mayor parte del tiempo sin fiebre, corriendo y feliz, eventualmente algún en algún cuadro lucirá decaído.

 

¿Cúando no es conveniente llevar a un niño a guardería?

 

Salvo en algunos casos donde no es conveniente que el pequeño se exponga a cuadros infecciosos frecuentes, como sería un niño con algún tipo de inmunodepresión, en niños asmáticos no controlados que los cuadros infecciosos respiratorios exacerben una crisis asmática, en niños epilépticos donde las infecciones o fiebre disparen las crisis convulsivas, tal vez no sea buena idea ingresar a una guardería.

 

¿Qué ventajas da la guardería a los niños?

 

La guardería o estancia infantil también va a traer ventajas a los niños que acuden a ellas, generalmente van a tener un mejor desarrollo en diversos ámbitos, como en el desarrollo del lenguaje, psicomotor, cognitivo, habilidades sociales, área afectiva y emocional.


Te puede interesar leer:

Como reforzar las defensas y aparato respiratorio de mi hijo

10 cosas que debes saber sobre las infecciones en los Niños

1) La mayoría de todas las infecciones en la infancia son de origen viral, especialmente en niños menores de 5 años.

2) Todos los niños se enferman, en promedio unas 6 infecciones respiratorias al año, conforme crecen el número de infecciones va disminuyendo.

3) Hay factores que pueden hacer que un niño enferme más que otros como el no recibir seno materno, convivir con fumadores, asistencia a guarderías o estancias infantiles, estado nutricional y esquema de vacunación incompleto.

4) Para las infecciones virales los antibióticos no tienen utilidad, es decir que la mayoría de las veces los niños no requerirán de un antibiótico para sanar.

5) Prácticamente todas las infecciones virales son auto limitadas, es decir curan solas con y sin medicamentos en el mismo tiempo, si utilizamos medicamentos son solo para aminorar los síntomas mientras dura el cuadro.

niño-sabio6) Todos los medicamentos pueden tener efectos adversos o indeseables, si una infección viral curará con y sin medicamentos a veces es preferible no darlos sobre todo en bebés pequeños.

7) La mayoría de todos los síntomas que más preocupan a los padres (fiebre, tos, diarrea, vomito) son mecanismos de defensa de nuestro organismo para tratar de eliminar la infección, por lo tanto solo bajo indicaciones especiales se intentará controlarlos.

8) Siempre es mejor prevenir que curar, asegúrate de tener el esquema de vacunación de tus hijos actualizado, adecuada higiene y una buena alimentación.

9) Los antibióticos no son siempre la solución a una infección con fiebre, nunca presiones o exijas un antibiótico a tu médico por que podría terminar recetándolo aun sabiendo que no es necesario.

10) Siempre consulta a tu médico si tu hijo tiene: fiebre que persiste más de 3 días, niños menores de 2 meses, rechaza el alimento y los líquidos, luce muy enfermo o decaído, brotan manchas rojas en su piel, tiene algún dato de sangrado, movimientos anormales o convulsiones, cualquier otra situación que pienses no es normal.


⇒También puedes leer:

Mi hijo enferma mucho en la Guardería 

Por que mi hijo siempre esta enfermo

Carta al padre del niño sin vacunar que expuso a mi familia al virus de sarampión

Este artículo fue originalmente escrito por un pediatra de Phoenix, Arizona, cuya hija con cáncer fue contagiada de sarampión por un pequeño enfermo al cual sus padres se opusieron a vacunar. 

 

En estos momentos, una serie de fuertes sentimientos me embargan. Hacia mi familia, me siento sobreprotector como un papá oso. Hacia usted, un padre que no vacuna a sus hijos, siento un gran enojo y mucha frustración ante las alternativas que ha elegido.

 

Hoy todos ya habrán escuchado del brote de sarampión originado en Disneylandia. O más exactamente, originado por una persona sin vacunar que infectó a otras que también se encontraban de vacaciones. No entraré a discutir sobre el movimiento anti-vacunación, la controversia del thiomersal (que ya no se utiliza en las vacunas para niños), ni sobre el mito de que la vacuna MMR produce autismo (existen cambios en la química cerebral de un autista antes del nacimiento).

 

Enfoquémonos en el sarampión unos momentos. Alguna vez fue una epidemia en Estados Unidos. Hoy en día, es considerada “erradicada” de esta nación (no continúa circulando entre la población, solo se contagia a través de viajes fuera del país). El virus de sarampión es altamente contagioso, >90% infeccioso, y puede sobrevivir en el aire de una habitación e infectar a alguien dos horas después. Otro dato curioso, es que el sarampión es transmisible antes de ser diagnosticado, cuatro días antes de que aparezca la erupción característica. “El sarampión en sí es muy desagradable, pero las complicaciones son muy peligrosas. Una de cada 1000 personas con sarampión desarrollará una inflamación del cerebro, y una de 1000 morirá”. Eso suena divertido.

 

Está bien.

 

Me calmaré.

 

sarampion-e1317338162821Supongo que amas tanto a tu hijo como yo a los míos. Supongo que estás intentando realizar las mejores decisiones con relación a su cuidado. Pero por favor date cuenta que tu hijo no vive en una burbuja. Cuando tu hijo se enferma, otros niños quedan expuestos. Mis hijos. ¿Por qué ibas a exponer a sabiendas a alguien a tu hijo enfermo, sin vacunar, después de haber visitado recientemente Disneylandia? Eso fue una jugada realmente estúpida.

 

¿Por qué esto me afecta a mí y a los míos? ¿Por qué mi familia está en peligro si estamos vacunados? Me alegro que hayas preguntado.

 

Con respecto al virus de sarampión, hay cuatro tipos de personas. De los cuales, todas están representadas en mi familia.

 

Primero, la vacuna MMR le confiere inmunidad a casi todos aquellos que la reciben. Dos dosis dan protección que puede confirmarse con un análisis de sangre. Mi mujer está dentro de ese grupo.

 

Segundo, cerca del 3% de los niños que han sido vacunados con todas sus dosis no desarrollan una respuesta inmunológica duradera. Ellos tienen bajos niveles de títulos de sangre y no están protegidos contra el sarampión. Si están expuestos, este grupo es probable que contraiga la enfermedad. Yo formo parte de ese grupo y, afortunadamente, no estuve expuesto.

 

Tercero, los no vacunados. Mi hijo, Eli, tiene 10 meses de edad. Es muy pequeño para que lo vacunen con la MMR, por lo tanto, no tiene protección. Ya sea porque se negaron sus padres o porque son muy pequeños, los niños expuestos que no han sido vacunados tienen un 90% de probabilidades de contraer sarampión.

 

Cuarto, hay niños como mi Maggie. Estos son niños que no pueden ser vacunados. Niños que padecen cáncer. Niños que tienen inmunodeficiencia. Pequeños que son verdaderamente alérgicos a una vacuna o a parte de la vacuna; como, la anafilaxis al huevo. Estos niños permanecen en riesgo. Ellos no pueden ser protegidos, a menos que vacunemos a los que los rodean.

 

Maggie fue diagnosticada con leucemia linfoide aguda (LLA), cáncer de sangre, en agosto pasado. Le han realizado múltiples quimioterapias, punciones lumbares y una cirugía para implantarle un catéter. Ella ha ingresado seis veces desde su diagnóstico y ha pasado casi tres semanas en el Hospital para niños de Phoenix, incluyendo Halloween y año nuevo. Ella ha sido inmunizada completamente, pero no podemos inmunizarla más hasta que termine su tratamiento. Su tratamiento terminará, si Dios quiere, justo después de su cumpleaños número cinco, en enero de 2017.

 

 

He aquí, como el brote de sarampión, ha complicado aún más nuestra situación.

 

Fue un miércoles. Maggie acababa de ser dada de alta del Hospital para niños de Phoenix después de haber finalizado con su última sesión de quimioterapia. Esa tarde ella fue a la clínica de cuidados especiales PCH East Valley para retirar unos análisis del laboratorio. Todo estaba en orden y nosotros nos sentíamos confiados… hasta que el domingo en la tarde recibimos la llamada. Ese miércoles en la tarde, Anna, Maggie y Eli, habían sido expuestos al virus del sarampión por otro paciente. Nuestros dos hijos no contaban con la inmunidad para defenderse contra el sarampión. La única protección disponible fueron múltiples inyecciones de inmunoglobulina de rubeola (los anticuerpos del sarampión).Había tres inyecciones para Maggie y dos inyecciones para Eli. Gritaron, pero al menos ahora tienen una protección temporal contra el sarampión. Estamos rezando para que sea suficiente.

 

Eli y Maggie fueron expuestos al virus el 21 de enero. A pesar del tratamiento que se les dio, ellos pueden mostrar signos de sarampión en cualquier momento desde hoy hasta el 11 de febrero (21 días posteriores a la exposición). Luego de un nuevo análisis de sangre, los resultados mostraron que mi mujer y yo somos inmunes al sarampión, pero nuestros hijos permanecerán en aislamiento hasta el 11 de febrero.

 

Padre que decidió no vacunar a su hijo, gracias por arruinarnos nuestras tres semanas de “vacaciones” de la quimioterapia. En lugar de un descanso, nos dedicaremos a observar si aparecen síntomas de sarampión y rezar para que no tengan fiebre, o si no, devuelta al hospital. Gracias por hacernos cancelar nuestro viaje a la nieve este año. Maggie realmente quería ver la nieve, pero no nos arriesgaremos a exponer a nadie más. Dicho esto, gracias por exponer a 195 niños a esta enfermedad. Tus malas decisiones no solo afectan a tu hijo. También afectan a mi familia y a muchos como nosotros.

 

Por favor disculpa mi sarcasmo. Estoy enfadado y un poco asustado.

 

Papá oso.

 

Visto en Mother Jones 

Enfermedad mano-pie-boca

¿Qué es la enfermedad mano pie boca?

 

La enfermedad mano-pie-boca es una infección generalmente benigna de causa vírica, propia de la infancia (máxima incidencia entre 1-3 años de edad) que se presenta en forma de brotes.

 

¿Cuál es la causa?

 

La enfermedad mano pie boca puede ser producida por varias especies de unos virus llamados enterovirus. Se dan casos durante todo el año, pero sobre todo en primavera y verano.

 

¿Cómo se contagia?

 

Se transmite con facilidad de persona a persona a través del contacto directo por vía fecal-oral (heces) y aérea (secreciones de nariz, boca o gotitas que se lanzan al toser). El virus permanece en las heces sobre todo o en las vías respiratorias varias semanas después de padecer la enfermedad. También puede sobrevivir mucho tiempo en los objetos (pañuelos, mesas, sábanas, toallas, etc.), facilitando su transmisión.

 

Los niños pueden eliminar y diseminar el virus sin que tengan síntomas de estar enfermos.

 

¿Cuáles son los síntomas?

El periodo de incubación es de 3 a 6 días.

 

Tras unos días de fiebre moderada y malestar general, aparece una erupción con pequeñas ampollas por fuera y dentro de la boca (paladar, encías, lengua), ampollas en las palmas de las manos, plantas de los pies y área del pañal.

 

Las lesiones en boca suelen ser muy dolorosas, y en muchas ocasiones los niños tienen sialorrea o escurrimiento de saliva excesiva, ya que prefieren que escurra su saliva a tragarla o deglutirla por el dolor que sienten.

 

Es más frecuente la afectación de las manos con ampollas que la de los pies y también pueden aparecer en los dedos. Las lesiones no causan picor, se ulceran y se curan en 5 a 10 días.

 

Son pocas la enfermedades en pediatría que afectan las palmas de las manos, la mayoría de las enfermedades exantemáticas respetan las palmas

 

¿Cuál es la evolución?

 

Generalmente es un proceso leve y sin secuelas.

 

En ocasiones, a las 5-6 semanas de la erupción aparece un despegamiento indoloro a nivel de la raíz de la uña (onicomadesis) con caída posterior de la uña. Puede afectar a varios dedos, preferentemente de las manos. También pueden aparecer surcos transversales amarillentos en las uñas. La recuperación completa espontánea de las uñas se produce en semanas o meses.

 

Excepcionalmente se producen complicaciones neurológicas o pulmonares.

 

¿Cómo se diagnostica?

 

Mediante los síntomas clínicos y la característica erupción que afectan el interior de la boca, las palmas de manos y plantas de los pies. Cuando está ya desarrollada, las manifestaciones son tan caracteristicas que permiten diagnosticarla sin necesidad de hacer ninguna prueba.

 

¿Cuándo debo consultar al médico?

 

Aunque la enfermedad es de curso benigno, es recomendable acudir al médico cuando un niño presenta fiebre y algún tipo de erupción.

 

¿Cómo se trata?

 

No hay ningún tratamiento específico, se pueden administrar analgésicos para aliviar los síntomas.

 

Si en la evolución aparece afectación de las uñas, se tratará con higiene e hidratación.

 

Los niños con inmunodeficiencias y los recién nacidos pueden precisar medidas especiales.

 

¿Cómo se puede prevenir?

 

Para evitar la propagación del virus, lo mejor es lavarse las manos, sobre todo después del cambio de pañales, y desinfectar las superficies contaminadas.

 

Actualmente no existe una vacuna específica contra estos virus.

 

¿Puede ir a la guardería o al colegio?

 

Dado que es frecuente la infección asintomática y la transmisión del virus antes del inicio de los síntomas, la exclusión del colegio resulta ineficaz para disminuir la transmisión. Por ello, la enfermedad mano-pie-boca no se considera una causa de exclusión escolar estricta.

 

El niño puede acudir al colegio si no tiene fiebre y se encuentra bien y las lesiones de la boca le permiten comer.

 

¿Le puede dar más de una vez?

 

Sí, pues hay varias especies de virus que causan la enfermedad mano-pie-boca y aunque el  niño la haya pasado, se puede contraer la enfermedad de nuevo por otro virus diferente.

 

Porque mi niño enferma muy seguido?

niño enfermo

¿Por que mi niño se enferma mucho?

Ya hemos tocado algunos puntos de este tema, recordando que todos los niños enferman, algunos más que otros.

Factores hacen que un niño enferme menos:

  • Lactancia materna
  • Esquema completo de vacunación
  • Alimentación adecuada y balanceada
  • Buen estado nutricional

Factores que hacen que un niño enferme más

  • Convivencia con fumadores (sin que necesariamente fumen en presencia del niño)
  • Acudir a guardería o estancia infantil, o reciente entrada al kínder o pre-escolar
  • No contar con los factores que hacen enfermen menos (lactancia, vacunas, alimentación y nutrición adecuadas)

Los bebés nacen con defensas maternas (anticuerpos) que son transmitidas a través de la placenta durante el embarazo y otras por la leche materna, las defensas con las que nacen los bebés van declinando a partir del sexto mes de vida y a partir de ahí iniciaran cuadros infecciosos con mayor frecuencia pues ahora ellos  tendrán que empezar a formar sus propias defensas.

Algunos padres creen que sus hijos enferman mucho, pero no es así, entonces ¿cuanto es lo normal? ¿Cuantas veces es normal que enferme un niño?

Se espera que los niños menores de 5 años puedan adquirir entre 6 a 8 cuadros respiratorios por año, la mayoría de ellos vendrán en los meses de invierno.

¿Que enferma a los niños?

los niños pueden enfermar por infecciones ocasionadas por virus, bacterias, parásitos principalmente, la causa mas común de infecciones en los niños son los virus 

A los padres (y a algunos médicos) les aterra ver a sus niños con mocos, tos y aún más con fiebre, la gran mayoría de todos los cuadros infecciosos en menores de 5 años son ocasionados por virus para los cuales los antibióticos carecen de utilidad.  Las infecciones virales van a curar en el mismo tiempo con y sin medicamentos, en si los medicamentos no van dirigidos a eliminar la infección si no a controlar los síntomas mientras nuestro cuerpo elimina la infección.

Hay niños sobre todo aquellos que acuden a guarderías que pasan más días del año enfermos que sanos, conforme crecen y adquieren más defensas cada año enfermaran menos, en ocasiones los cuadros infecciosos sobre todo los respiratorios con moco y tos pueden ser confundidos con cuadros alérgicos como asma y rinitis, es conveniente que se piense en esta posibilidad en el niño que siempre está enfermo.

Entonces ¿cuando deberías preocuparte si tu niño enferma muy seguido?

A continuación daremos algunos puntos y datos de alarma a considerar que algo no anda bien con tu niño y la presencia de ellos puede sugerir algún problema con sus defensas llamado inmunodeficiencia.

1.- Vigila su peso y talla (estado nutricional): el niño que enferma seguido con infecciones de seriedad no tiene un buen peso y talla, su organismo siempre está más ocupado en tratar de curarlo de la infección que en ocuparse de su crecimiento, si tu  niño es un niño con peso y talla adecuados no habría mucho de qué preocuparse.

2.- Ha requerido hospitalizaciones: si por alguno de esos cuadros infecciosos ha ameritado hospitalización en más de 2 ocasiones para recibir antibióticos por la vena, con cuadros como neumonías o meningitis

3.- Abscesos en la piel: si sufre frecuentemente de formación de abscesos en la piel, en partes de su cuerpo como las axilas, glúteos, axilas.

4.- Su oído supura frecuentemente: sufre más de 4 cuadros de otitis al año y más de 2 terminan por reventar su oído y salir secreción.

Recuerda llevar un seguimiento con tu pediatra regularmente, llevalo a sus visitas de control y chequeo, sin que necesariamente este enfermo para acudir a consulta, en ocasiones es bueno llevarlo sano para que el pediatra se enfoque en revisar datos sobre su crecimiento, desarrollo y otros datos importantes que a veces pasan desapercibidos si solo acude enfermo a consulta


Te puede interesar leer:

⇒ Mi hijo enferma mucho en la Guardería 

⇒ 10 cosas que debes de las infecciones en los niños