Un Regaderazo de Bacterias

Las regaderas, especialmente aquellas de plástico, son un habitat idóneo para la reproducción de la bacteria Mycobacterium avium, un patógeno que pertenece a la misma familia que la bacteria de la tuberculosis. Según un estudio de la Universidad de Colorado (EEUU), la inhalación de Mycobacterium avium durante la ducha puede comprometer la salud de personas inmunodeprimidas.

 

Ducha de bacterias

 

Un grupo de microbiólogos de la Universidad de Colorado, liderados por Norman R. Pace, realizaron un estudio sobre los microbios existentes en los ambientes humanos interiores y como parte de este proyecto analizaron el agua de la ducha, ya que las finas gotas que se producen al ducharse y que pueden ser inhaladas, llevan incorporadas bacterias que pueden ser nocivas para la salud.

 

Los científicos utilizaron instrumentos de alta tecnología para analizar 50 cabezales de ducha elegidos al azar en nueve ciudades del país y descubrieron que casi un 30% de los aparatos albergaban “niveles importantes” de un patógeno que causa enfermedad pulmonar, la bacteria Mycobacterium avium.

 

Según los investigadores, los niveles de Mycobacterium avium eran 100 veces más altos que los que se encuentran en las tuberías domésticas de suministro de agua.

 

La bacteria forma un biofilm que se adhiere al interior del cabezal de la ducha y cuando el agua cae distribuye las gotas de agua llenas de bacteria que quedan suspendidas en el aire y que fácilmente pueden ser inhaladas por las vías respiratorias hasta las partes más profundas de los pulmones.

 

Incremento de infecciones pulmonares

 

La M. avium puede provocar una infección pulmonar cuyos síntomas incluyen cansancio, una tos seca y persistente, dificultad para respirar, debilidad y malestar generalizado.

 

Los autores del estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), afirman que el hallazgo podría explicar porqué en años recientes han aumentado los casos de las infecciones pulmonares de las llamadas especies no tuberculosas de mycobacterias, como la M. avium ya que podría estar vinculado a que la gente suele ahora tomar más duchas y usar menos la bañera.

 

Los expertos afirman que las duchas también han sido identificadas como una ruta de propagación de otras enfermedades infecciosas, incluida la legionelosis e infecciones del pecho provocadas por otra bacteria llamada Pseudomonas aeruginosa.

 

Resistente al cloro

 

Según Pace, la M. avium tiende a ser un problema particular en los suministros de agua municipal debido a que las ciudades tratan el agua con cloro, sustancia que mata a la mayoría de las bacterias, pero que da a ésta bacteria una ventaja selectiva ya que es impermeable al cloro.

 

Pace afirma que la bacteria representa poco riesgo para las personas sanas, sólo aquellas personas con sistema inmunológico debilitado podrían resultar afectadas y recomienda utilizar duchas con cabezal de metal en vez de plástico, que parecen ser las que más ayudan a albergar los biofilms de bacteria asi como reemplazar el cabezal a menudo.También resultaría positivo dejar correr el agua al inicio de la ducha unos segundos para evitar la mayor dosis de bacterias acumuladas.

 

Lo cierto es, dicen los expertos, que el estudio demuestra la importancia de las herramientas y tecnología necesarias para monitorear con más precisión el agua de uso diario y los sistemas de suministro, para identificar y prevenir la formación de bacterias como la M.avium.

 

Fuente: BBC

Un Mundo sin Antibióticos. ¿Otra vez?

¿ Se han imagino alguna vez que seria el mundo si Duchesne y Fleming no hubiera descubierto los antibióticos? Probablemente, aun moriríamos de enfermedades como la Lepra, la TBC o la Sífilis. Enfermedades tan comunes como la neumonía, provocarían cientos de muertes y secuelas en todo el mundo. Definitivamente, los ATB son uno de los desarrollos más importantes de la historia de la medicina.

 

¿Que pasaría si nuestros queridos antibióticos dejaran de ser útiles? Probablemente, seria una crisis de la salud pública, falleciendo gente de enfermedades que antes eran tratables. Y esto puede llegar a ocurrir antes de lo que pensamos.

 

Las bacterias son agentes vivos, como tal son susceptibles de cambiar y adaptarse al medio. Al igual que los animales más grandes, la selección natural permite que se desarrollen solo los más fuertes. En el caso de las bacterias, las cuales se multiplican a tasas mucho mayores, esto ocurre mucho más rápido, permitiendo que algunas cepas se hagan resistentes a sus agresores, en este caso, los antibióticos.

 

¿ Porque ocurre la resistencia? Básicamente, porque al utilizar de forma incorrecta los antibióticos, aumentamos la exposición de las bacterias a estas moléculas, aumentando por lo tanto su posibilidad de hacerse resistente. El tratar con ATB infecciones virales, no completar los tratamientos, usar antibióticos de última generación en infecciones que no lo requieren, etc.

 

¿Como evitamos esto?

 

Es una bola de nieve que ya esta andando, y que esta en nuestras manos intentar detenerla.

 

  • Como médicos: Uso racional de antibióticos: utilizar los ATB solo en caso de infección bacteriana, evitando su uso en cualquier cuadro respiratorio “por si acaso”; evitar utilizar antibióticos de amplio espectro de forma indiscriminada y sin una justificación; mantener los tratamientos por el tiempo adecuado, evitando los cambios de ATB por que aparentan no dar resultado.

 

  • Como pacientes: Completar el tiempo por el que fueron indicados los ATB, aun que nos sintamos bien antes y no utilizar antibióticos sin la indicación médica, evitando la automedicación.

 

Si trabajamos en conjunto, podemos evitar caer finalmente en un mundo donde los Antibióticos sean inutiles, volviendo a morir de infecciones comunes.

Enfermedad de Chagas

¿Qué es la enfermedad de Chagas?

 

El Mal de Chagas se inició como una enfermedad huérfana de poblaciones pobres, rurales y olvidadas en América Latina, donde es endémica en un total de 22 países.

 

Millones de personas han desarrollado la enfermedad y han muerto tras ser infectadas por _Trypanosoma cruzi_, parásito que es transmitido por la picadura de un insecto triatomino, conocido como  “Chipo” en Venezuela; “Chirimacha” en Perú  y  “vinchuca” en Chile y Argentina.

 

En un suplemento especial sobre la enfermedad de Chagas publicado en Junio último por la revista Nature, los autores José Rodrigues Coura y Pedro Albajar Viñas, advierten que la urbanización en América Latina introdujo nuevos riesgos, como la transmisión del _T. cruzi_ a través de transfusiones de sangre. Según la OMS, en 1960 fueron 7 millones los casos de Chagas asociados a esta causa en América Latina, y si bien ahora hay mayor control, el riesgo persiste en algunos países de la región.

 

Pero hay más retos. La enfermedad de Chagas también representa un nuevo desafío epidemiológico, económico, social y político para numerosos países no endémicos que tienen un intercambio  significativo de población con América Latina. El insecto vector del parásito puede viajar largas distancias en el equipaje de individuos que salen de países endémicos. Así, hoy se estima que las personas infectadas superan las 300.000 en Estados Unidos, 5.500 en Canadá, 80.000 en Europa y el Pacífico occidental, 3.000 en Japón y 1.500 en Australia.

 

“Esto muestra la necesidad de mejorar la información y los sistemas de vigilancia a nivel nacional y supranacional, implementar cuidados médicos para los pacientes con enfermedad de Chagas en países no endémicos, interrumpir la transmisión vertical, implementar controles adicionales en los bancos de sangre y en los trasplantes de órganos, e incluir un diagnóstico diferencial para el Chagas dentro de la medicina del viajero”, concluyen los autores.

 

Pudes leer tambien:

Diferencia entre infección y enfermedad

Fiebre en niños explicación y recomendaciones

¿Qué es la fiebre?

 

FiebreLa fiebre, también conocida como “temperatura” o “calentura”, es un aumento en la temperatura corporal por encima de lo que se considera normal.

 

¿A partir de que temperatura es fiebre?

 

No existe una temperatura específica para decir cuando un paciente tiene fiebre, en general se puede considerar  la temperatura normal entre 36°C y 38°C, y a la fiebre como temperatura axilar >38°C, oral >38.3°C y rectal 38.5°C.

 

¿La fiebre es algo grave?

 

Aunque el aumento de la temperatura generalmente preocupa mucho a los padres, la fiebre la mayoría de las veces no suele ser indicio de algo grave., la fiebre en sí no es perjudicial y, de hecho, puede llegar a  ser buena; con frecuencia es la forma que tiene el cuerpo de combatir algunas infecciones. Sin embargo, la fiebre alta puede hacer que su hijo se sienta molesto, además de agravar problemas como la deshidratación. En ocasiones en niños entre 5 meses y 5  años la fiebre puede hacer que el niño convulsione, en general estas convulsiones desaparecen al desaparecer la fiebre.

 

Puede leer: Niño con fiebre. ¿Acudir con el pediatra o a urgencias?

¿Por qué se produce la fiebre?

 

La fiebre se produce cuando el “termostato” interno del cuerpo aumenta la temperatura corporal por encima de su nivel normal. Este termostato se encuentra en la parte del cerebro denominada hipotálamo. El hipotálamo sabe qué temperatura debe tener el cuerpo y envía mensajes al cuerpo para mantenerla así.

 

Los investigadores creen que el aumento de la temperatura es la forma que tiene el cuerpo de combatir los gérmenes que causan infecciones y de hacer que el cuerpo sea un lugar menos agradable para ellos.

¿Cuáles son las causas de la fiebre?

 

Si bien las infecciones son la causa más común de fiebre en los niños, no son la única causa.

 

Tanto las infecciones virales como las bacterianas pueden producir fiebre, menos común algunas infecciones parasitarias y por hongos.

 

Otras causas de fiebre menos frecuentes como enfermedades como cáncer, artritis reumatoide juvenil, Lupus, vasculitis, medicamentos como los antibióticos.

 

¿Cómo tomar la temperatura de mi hijo? Que termómetro utilizar

 

Si su hijo es menor de 3 meses, usted obtendrá datos más precisos si mide la temperatura rectal con un termómetro digital. Los termómetros electrónicos de oído no son recomendables para bebés menores de 3 meses porque sus conductos auditivos suelen ser demasiado pequeños.

 

Si su hijo tiene entre 3 meses y 4 años, usted puede utilizar un termómetro digital para medir la temperatura rectal o un termómetro electrónico de oído para medir la temperatura en el interior del conducto auditivo. También podría utilizar un termómetro digital para medir la temperatura axilar, aunque este método es menos preciso.

 

Si su hijo tiene más de 4 años, usted puede utilizar un termómetro digital para medir la temperatura oral si su hijo coopera. Puede  usar el método timpánico (con un termómetro electrónico de oído) o el método axilar (con un termómetro digital).

 

Sabes que es la Fiebrefobia? descubrelo aquí

¿Qué hago si mi niño tiene fiebre?

 

El manejo inicial sintomático, mientras se establece la causa y se instaura un tratamiento específico. Este manejo sintomático debe incluir la aplicación de medios físicos como los baños de agua tibia.

 

  • Bañe a su hijo con una esponja para que se sienta más cómodo y para ayudar a que le baje la fiebre. Utilice sólo agua tibia; el agua fría puede causar escalofríos, lo que suele aumentar la temperatura corporal. Nunca use alcohol (puede producir una intoxicación cuando la piel lo absorbe) o bolsas de hielo/baños fríos (pueden causar escalofríos, que aumentan la temperatura corporal).
  • Vista a su hijo con ropa ligera y cúbralo con una sábana o una manta liviana. El exceso de ropa y abrigo puede evitar que el calor corporal se libere y provocar un aumento de temperatura.
  • Asegúrese de que la temperatura de la habitación de su hijo sea placentera: ni muy caliente ni muy fría.
  • Dé a su hijo mucho líquido para evitar la deshidratación; la fiebre provoca una rápida pérdida de líquidos. El agua, la sopa, las paletas heladas y la gelatina de sabores son buenas opciones. Evite las bebidas con cafeína, incluidos las gaseosas y el té, porque pueden aumentar la producción de orina.

El que un paciente tenga fiebre no quiere decir que deba recibir antibióticos.

 

Es costumbre de algunos padres e incluso de muchos médicos  el empleo de antibióticos, como si los antibióticos fueran para bajar la fiebre. Frecuentemente esto sólo contribuye a enmascarar signos y síntomas importantes, a modificar resultados de laboratorio que de otra manera serían diagnósticos y en no pocos casos a complicar el cuadro inicial por sobreinfección bacteriana o por hongos.

 

Puede administrar medicamentos para bajar la fiebre como paracetamol o nimesulid de preferencia siempre bajo la recomendación de su pediatra para administrar la dosis correcta.

 

¿Como saber si mi niño con fiebre tiene algo grave?

 

La mayoría de las veces la fiebre en los niños sobre todo en menores de 5 años son secundarias a infecciones virales que en general son benignas, sin embargo habrá que vigilar algunos datos de alarma que pueden indicar gravedad y habrá que acudir inmediatamente a su servicio de salud mas cercano si su niño presenta alguno de los siguientes datos.

 

• Niños menores de 3 meses

• El niño luce mal, enfermo y decaído

• Se encuentra irritable, llora en demasía y no es consolable

• Decaimiento intenso, somnoliento, cuesta trabajo mantenerlo despierto, luce desorientado o desconectado sin interactuar o sin responder a estímulos

• Rechaza el alimento

• Dificultad para respirar, tiene respiraciones muy rápidas y profundas

• Tiene movimientos anormales o convulsiones

• Datos de sangrado a cualquier nivel, orina, nariz, encías

• Fiebre de mas de tres días que en lugar de mejorar empeora