Las Bacterias tiene sentido del Olfato

Fuente BBC

 

Las bacterias tienen sentido del olor, al contrario de lo que se pensaba.

 

Las bacterias procariotas se encuentran entre las formas de vida más simple de la Tierra y ahora científicos de la Universidad de Newcastle han demostrado que aquellas que se encuentran comúnmente en el suelo tienen la capacidad de olfatear y reaccionar al amoníaco en el aire.

 

Anteriormente se creía que el olfato estaba limitado a formas más complejas de vida como las eucariotas.

 

Los resultados, que fueron publicados en la revista Biotechnology Journal, sugieren que las bacterias tienen cuatro de los cinco sentidos humanos.

 

El descubrimiento tiene implicaciones en la comprensión y control de las biopelículas, la capa química que la bacteria puede formar, por ejemplo, en implantes médicos.

 

La bacteria ya ha mostrado su capacidad para reaccionar a la luz, en analogía a la vista, y el cambio de genes que expresan al ser expuestas a ciertos materiales muestra una analogía con el tacto.

 

Las bacterias son conocidas por utilizar “sus sentidos” para detectar químicos que indican la presencia de otras bacterias o competencia por la comida.

 

En algunos casos pueden producir un material muy fino que hace que se peguen juntas en lo que se conoce como una biopelícula. Algunas biopelículas pueden causar problemas en cuestiones que van desde implantes dentales a gaseoductos de petróleo. Un ejemplo claro sería la placa que se forma en los dientes

Impactos: 0

Bacterias “solidarias” en contra de los antibióticos

bacteriasLas bacterias son mucho más solidarias de lo que se cree y por eso se han vuelto tan resistentes a los antibióticos.

 

Las bacterias producen un compuesto para ayudar a sus compañeras más débiles.

 

Ésa es la conclusión de científicos en Estados Unidos que encontraron que estos microorganismos son capaces de sacrificarse a sí mismos para mejorar las posibilidades de supervivencia de su propio grupo.

 

Los investigadores descubrieron que dentro de una colonia de bacterias, las más resistentes pueden producir un compuesto que pasan a los miembros más débiles del grupo para que, juntos, puedan luchar contra el ataque del medicamento.

 

Esto revela, dicen los científicos de la Universidad de Boston y del Instituto Médico Howard Hughes, que las bacterias tienen una conducta “altamente altruista”.

 

El hallazgo, afirman los investigadores, podría explicar porqué ha sido tan difícil combatir la creciente resistencia a antibióticos de las bacterias.

Fuerza de grupo

 

Tal como señalan los investigadores en la revista Nature se creía que la resistencia de las bacterias a los antibióticos funcionaba a un nivel individual.

 

Es decir, que el microorganismo adquiría una mutación genética que le daba protección contra el fármaco permitiéndole sobrevivir y reproducirse.

 

Se pensaba que eventualmente las bacterias más vulnerables morían y los descendientes de las bacterias más fuertes -las que habían mutado- podían repoblar a la colonia.

 

Sin embargo, los científicos no habían logrado explicar porqué en años recientes se han incrementado las poblaciones de las llamadas “superbacterias” -como el estafilococo dorado resistente a la meticilina (EDRM)- que han causado graves problemas en hospitales en todo el mundo.

Los investigadores estudiaron cómo poblaciones de bacteria E. coli desarrollaban resistencia al antibiótico norfloxacin.

 

Durante el estudio incrementaron gradualmente la exposición del medicamento y a la vez medían la resistencia que habían desarrollado al fármaco.

 

Descubrieron que las poblaciones más capaces de soportar las dosis de antibióticos son aquéllas en las que unas cuantas bacterias, las que mostraban más resistencia, se sacrifican a sí mismas para producir la molécula indol para ayudar a sus compañeras.

Como un “esteroide”

 

Según el doctor Collins, el indol actúa como una especie de esteroide que ayuda a fortalecer a las bacterias más vulnerables.

 

Pero esta producción tiene un precio para el individuo que elabora la molécula.

 

Nuevas cepas de bacteria como el EDRM se han convertido en un problema de salud.

 

“Debido a que estas bacterias están produciendo indol para los demás, no crecen al mismo ritmo que lo harían normalmente” dice el doctor Collins.

 

El hallazgo, dicen los autores, quizás provoque un debate entre la comunidad de biólogos evolutivos.

 

“Esta conducta altruista -que se ve en todas las especies del reino animal, incluido el ser humano- presenta una conocida paradoja para los biólogos evolutivos: si la evolución favorece a los más fuertes, ¿por qué un individuo debe sacrificar su propio bienestar por el resto del grupo?”, plantean los autores.

 

Aunque el estudio quizás no responda a esta pregunta, sí podrá tener implicaciones en el campo de la salud pública donde en años recientes la resistencia a antibióticos ha causado graves problemas de salud.

 

Como muchos tipos de bacteria pueden producir indol, los investigadores creen que futuras investigaciones se podrían centrar en el desarrollo de nuevos antibióticos capaces de bloquear ese mecanismo de producción.

 

“Existen altas probabilidades de que surjan nuevas superbacterias más peligrosas, y me preocupa que se está agotando nuestro arsenal de antibióticos” expresa el doctor Collins.

 

“Tenemos tiempo ahora de responder, pero necesitamos voluntad política para ampliar la investigación y desarrollo de nuevos antibióticos”, agrega el investigador.

Impactos: 1

El cerebro de las Cucarachas, nueva fuente de antibióticios

CucarachaBBC Ciencia

 

Las cucarachas, más que un riesgo para la salud, podrían convertirse en una rica fuente de antibióticos, según una nueva investigación.

 

 Se encontraron nueve compuestos capaces de eliminar a varias superbacterias.

 

El estudio, llevado a cabo con cerebros de estos insectos y de langostas, descubrió varios compuestos químicos que, según los científicos de la Universidad de Nottingham, Inglaterra, son tan potentes que pueden eliminar a las llamadas superbacterias.

 

Los investigadores esperan que eventualmente estos compuestos puedan ser desarrollados en nuevos antibióticos capaces de combatir infecciones bacterianas graves.

 

El estudio fue presentado durante la conferencia anual de la Sociedad de Microbiología General que se celebra en Nottingham, Inglaterra.

 

Según los expertos, la industria farmacéutica está generando cada vez menos antibióticos debido a la falta de inversión en investigaciones, y al mismo tiempo, cada vez están surgiendo más cepas de patógenos, como las superbacterias, resistentes a los medicamentos actualmente disponibles.

 

Por eso hay una gran necesidad de encontrar fuentes alternativas de sustancias para nuevos fármacos.

Impactos: 6

Sarampión del Mundial

OMSLa Organización Mundial de la Salud confirmó la aparición de casos sarampión en Argentina, Brasil, Canadá y Guyana Francesa, tras el pasado Mundial de Fútbol, cuya sede fue en África.

Datos de la OMS apuntan que entre las naciones antes mencionadas confirman el registro de 143 casos de sarampión, de los cuales 40 fueron importados, 37 relacionados a los casos confirmados y 66 que están siendo investigados, pues se desconoce la fuente de la infección.

Impactos: 1

Enfermedad de Chagas

¿Qué es la enfermedad de Chagas?

 

El Mal de Chagas se inició como una enfermedad huérfana de poblaciones pobres, rurales y olvidadas en América Latina, donde es endémica en un total de 22 países.

 

Millones de personas han desarrollado la enfermedad y han muerto tras ser infectadas por _Trypanosoma cruzi_, parásito que es transmitido por la picadura de un insecto triatomino, conocido como  “Chipo” en Venezuela; “Chirimacha” en Perú  y  “vinchuca” en Chile y Argentina.

 

En un suplemento especial sobre la enfermedad de Chagas publicado en Junio último por la revista Nature, los autores José Rodrigues Coura y Pedro Albajar Viñas, advierten que la urbanización en América Latina introdujo nuevos riesgos, como la transmisión del _T. cruzi_ a través de transfusiones de sangre. Según la OMS, en 1960 fueron 7 millones los casos de Chagas asociados a esta causa en América Latina, y si bien ahora hay mayor control, el riesgo persiste en algunos países de la región.

 

Pero hay más retos. La enfermedad de Chagas también representa un nuevo desafío epidemiológico, económico, social y político para numerosos países no endémicos que tienen un intercambio  significativo de población con América Latina. El insecto vector del parásito puede viajar largas distancias en el equipaje de individuos que salen de países endémicos. Así, hoy se estima que las personas infectadas superan las 300.000 en Estados Unidos, 5.500 en Canadá, 80.000 en Europa y el Pacífico occidental, 3.000 en Japón y 1.500 en Australia.

 

“Esto muestra la necesidad de mejorar la información y los sistemas de vigilancia a nivel nacional y supranacional, implementar cuidados médicos para los pacientes con enfermedad de Chagas en países no endémicos, interrumpir la transmisión vertical, implementar controles adicionales en los bancos de sangre y en los trasplantes de órganos, e incluir un diagnóstico diferencial para el Chagas dentro de la medicina del viajero”, concluyen los autores.

 

Pudes leer tambien:

Diferencia entre infección y enfermedad

Impactos: 3