9 Mitos sobre antibióticos

No siempre es fácil saber si necesita antibióticos cuando se está enfermo, aún los médicos tienen dificultades para distinguir la diferencia. Estos son los mitos más comunes asociados con el uso de antibióticos.

Virus vs Bacteria

Los Antibióticos se utilizan únicamente en el tratamiento de infecciones bacterianas. Los antibióticos no ayudan a curar ni a prevenir las infecciones virales. A menudo es difícil distinguir entre infecciones virales y bacterianas, ya que comparten muchos síntomas pero son fundamentalmente diferentes. Las bacterias son 10-100 veces más grandes que los virus, crecen en casi cualquier cosa y tienen funciones en su mayoría beneficios en humanos. De hecho, el noventa y nueve por ciento de todas las bacterias son buenas, tales como Lactobacillus en los intestinos que nos ayudan a digerir los alimentos. Por otra parte, los virus son más pequeños, necesita un huésped vivo para sobrevivir y son en su mayoría perjudiciales.

bacteria resistenteMito # 1: Los antibióticos se utilizan para el tratamiento de los resfriados y la gripa.

Hecho: Todos los resfriados y la gripe son causados ​​por virus (no bacterias) para los cuales los antibióticos no funcionan. De hecho, el uso de antibióticos para las infecciones virales conduce a la resistencia a los medicamentos, lo que significa que algunos antibióticos dejarán de ser efectivos. Ya estamos viendo esto con penicilina. Las infecciones que fueron previamente tratados con éxito con penicilina están desarrollando resistencia. Esto significa que se necesitan antibióticos más fuertes para la más simple de las infecciones.

Mito # 2: Una tos fuerte siempre requiere antibióticos.

Hecho: Incluso si usted tiene una tos que suena horrible, no debe tomar antibióticos sin consultar a su médico. Todas las infecciones respiratorias causan tos y la gravedad no indica si es viral o bacteriana. La tos es el síntoma último en desaparecer en los resfriados y la gripe, a menudo toma 2 semanas para resolver.

Mito # 3: Un dolor de garganta siempre requiere antibióticos.

Hecho: Las personas creen erróneamente que el dolor de garganta justifica un antibiótico. La mayoría de los dolores de garganta son causados ​​por virus. Sólo 35% de los dolores de garganta en niños y 10% en adultos requieren antibióticos debido a la bacteria Streptococcus que solamente puede ser detectado por una prueba de la garganta de laboratorio para determinar si hay bacterias presentes o no.

Mito # 4: Una fiebre alta requiere siempre antibióticos.

Hecho: Cualquier cuerpo extraño, como virus y bacterias pueden desencadenar una fiebre y no se justifican automáticamente los antibióticos. La fiebre es una herramienta utilizada por nuestro cuerpo para deshacerse de los microbios que causan la enfermedad,  y no significa que si el microbio es bacteria o virus.

Mito # 5: Los antibióticos me ayudará a mejorar más rapido.

Hecho: Tomar antibióticos para los resfriados y la gripe no va a deshacerse de los molestos síntomas más rápidos. Estas enfermedades pasaran por si solas, los resfriados pueden hacer que te sientas mal por unos días, mientras que la gripe puede hacer que te sientas muy mal durante semanas. Los antibióticos no disminuyen los síntomas del resfriado o la gripe y no deben ser tomados en un “por si acaso”.

Mito # 6: Los antibióticos ayudan al sistema inmunológico a combatir los resfriados.

Hecho: Algunas personas asumen erróneamente que si toman antibióticos para un resfriado o gripe, los antibióticos ayudaran a su sistema inmunológico a combatir el virus. Los antibióticos no fortalecen el sistema inmunológico, sólo matan a las bacterias. El problema se produce cuando alguien toma un antibiótico y no ayuda, a menudo cambian a un antibiótico más fuerte. Atribuyen al antibiótico todo el éxito, cuando en realidad el sistema inmune hizo todo el trabajo y el virus sólo siguió su curso.

Mito # 7: Los médicos que se niegan a dar los antibióticos son incompetentes.

Hecho: Si su médico piensa que un antibiótico no es necesario, no ejercer presión sobre él/ella en una prescripción, lo más probable es que es un virus y el médico que le esté ahorrando el dolor de cabeza de desarrollar resistencia a los medicamentos en el futuro.

Mito # 8: No hay nada malo en tomar antibióticos.

Hecho: los antibióticos no saben cuáles son las bacterias malas y cuales las buenas. Dar antibióticos en ausencia de bacterias es como enviar a sus tropas a un campo de batalla y no encontrar al enemigo por lo que se manda a los antibióticos sin rumbo a matar  las bacterias buenas en su cuerpo. Por no mencionar la exposición innecesaria a una lista de efectos secundarios tales como las erupciones cutáneas o diarrea. Un efecto aún más preocupante es la aparición de resistencia a los medicamentos. Es por eso que la Organización Mundial de la Salud ha adoptado una campaña mundial de sensibilización para detener el mal uso de los antibióticos y detener la propagación de la resistencia a los medicamentos.

Mito # 9: Los antibióticos siempre va a ganar la batalla contra bacteria.

Hecho: No siempre! Algunos antibióticos dejaran de funcionar porque las compañías farmacéuticas no pueden inventar antibióticos con la suficiente rapidez porque las bacterias se vuelven más inteligentes mucho más rápido debido al uso excesivo y mal uso de antibióticos. No hay duda de antibióticos son salvavidas cuando se usan correctamente, pero que debe ser utilizado para las infecciones bacterianas para evitar la resistencia a los medicamentos.

Los antibióticos pueden dejar de curar, si no actuamos hoy no habrá cura mañana.

fuente: Corregido de http://articleses.com/articulo/77280/

Uso inadecuado de antibióticos en niños

La mayoría de los cuadros respiratorios sobre todo en los menores de 5 años con gripa, tos, dolor de garganta, mocos y en ocasiones algo de fiebre son de origen viral,  para los virus los antibióticos no tienen ninguna utilidad, es decir que no lo curarán, su cuadro viral curará solo con y sin antibióticos exactamente en el mismo tiempo, pocos cuadros serán ocasionados por bacterias y será la minoría de las veces que requiera de algún antibiótico para sanar,  lamentablemente son  los niños menores de 5 años  quienes reciben la mayor parte de los antibióticos injustificadamente, aproximadamente el 70% de todos los antibióticos que se usan en menores de 5 años se hace de manera inadecuada.

antibiotico niñosEl uso de antibióticos de manera inadecuada  trae diversas consecuencias, desde las económicas al hacer un gasto innecesario, consecuencias  en la salud del niño que puede presentar reacciones adversas al antibióticos (alergias, diarrea, daño al hígado o riñones, etc.), aparición de resistencias bacterianas, alteración de la flora bacteriana o flora normal lo que puede propiciar otro tipo de infecciones, y finalmente consecuencias a toda la sociedad al transmitir esas bacterias resistentes, haciendo que cada vez los antibióticos sean de menor utilidad para tratar las infecciones, teniendo que utilizar antibióticos cada vez más potentes y más caros.

Cuando se inventaron los antibióticos o más bien cuando se introdujeron de manera comercial como la penicilina (hace apenas 70 años), la humanidad creyó ingenuamente que se había ganado la guerra contra las bacterias, no pasó mucho tiempo para que se diera cuenta que no era así y apenas 2 años después de la introducción de la penicilina ya había desarrollo de bacterias resistentes, la batalla continua y claramente está siendo ganada por las bacterias, quienes ante cada nuevo antibiótico aprenden a desarrollar resistencia ante ellos, así hoy en día existen bacterias resistentes a todos los antibióticos conocidos y poco a poco estas bacterias se propagan por todo el mundo,  la persona con una infección por una de estas bacterias multiresistentes  prácticamente está condenada a la muerte como sucedía antes de la aparición de los antibióticos, donde las infecciones eran la primer causa de muerte y la expectativa de vida apenas superaba los 40 años de edad

Así pues hay que ser más consientes en uso de antibióticos,  sobre todo en nuestros niños  donde más se utilizan injustificadamente,  recordando que ellos van a enfermar con mayor frecuencia que los adultos, pero la mayoría de estos cuadros infecciosos (respiratorios, gastrointestinales, etc.) son de origen viral, por lo que van a curar con y sin antibióticos, y muchas veces los antibióticos en lugar de beneficiarle solo le perjudicaran.

Lamentablemente la mayoría de estos antibióticos injustificados son indicados por un médico por diversos motivos, uno de ellos la ignorancia, está comprobado que mientras mayor conocimiento se tenga de las enfermedades (en este caso de los niños) y de los antibióticos mismos (mecanismo de acción, espectro, resistencias, sensibilidad, penetración a tejidos, etc.) menor será el uso inadecuado de ellos, así hay estudios que muestran que un médico general o familiar hará mayor uso de antibióticos en menores de 5 años que un pediatra, aun así un pediatra general continua con un alto porcentaje de antibióticos injustificados o inadecuados, así un especialista en Infectología Pediátrica con mayor conocimiento sobre los procesos infecciosos y en el manejo de antibióticos (entre otras cosas) reducirá este porcentaje de uso inadecuado de antibióticos, pero creo que no hay médico en este mundo que esté exento de ello (solo aquel que no recete antibióticos ).

En México hay pocos Infectólogos Pediatras, normalmente se concentran en las grandes ciudades y en hospitales de pediátricos o de tercer nivel,  pero si tienes la oportunidad de consultar o acudir con uno es lo mejor  por la salud de tus hijos. Evita abusar de los antibióticos porque estamos perdiendo la guerra contra las bacterias, si no actuamos no habrá cura mañana.

Antibióticos.- Hagamos conciencia, si no actuamos hoy, no habrá cura mañana.

A pesar de todo lo conocido hoy en día sobre el aumento en el porcentaje de la resistencia de las bacterias a los antibióticos, yo noto a los médicos con una gran indiferencia al respecto, haciendo uso de antibióticos de amplio espectro para cuadros que podrían curar con antibióticos de espectro más reducido, o peor aún para padecimientos que curarían sin antibióticos. Veo como indican combinaciones de 3 o 4 antibióticos para pacientes que incluso podrían mejorar con monoterapia o a lo mucho la combinación de 2 antibióticos. Indicando tratamientos antibióticos aun a sabiendas que su paciente no lo necesita argumentando que “No pasa Nada”. Y lamentablemente veo como los médicos en formación van aprendiendo  a utilizar así los antibióticos, sin inculcarles un poquito de miedo,  sin que nadie les hable de las resistencias bacterianas, de cómo poco a poco vamos perdiendo la guerra contra las bacterias, colocando “bombazos” de antibióticos muchas veces sin tener la más mínima idea del que o contra qué los utilizan, sin ponerlos a hacer el más mínimo ejercicio mental o razonamiento al respecto, ya no saben utilizar la penicilina, tratamiento de elección todavía en muchas enfermedades infecciosas, ante el menor signo de alarma mejor disparan con meropenem + vancomicina por que a ellos les han enseñado que “No pasa nada” y  para ellos es mejor que sobre y no que falte.

Cuando se trata de antibióticos resulta que todos los médicos somos expertos en su manejo. Los antibióticos son parte importante de la terapéutica  empleada  diariamente en la mayoría de las especialidades médicas y a los médicos en formación se les enseña su uso, el cual se va volviendo rutinario en la práctica de  todo cirujano, ginecólogo, en terapia intensiva, neumólogo, pediatra, dermatólogo, etc., La realidad y las resistencias bacterianas nos indican que no hemos sido tan buenos como creemos en el uso de antibióticos.

Casi ninguna especialidad médica escapa al uso de antibióticos, sin embargo el que los utilicemos diariamente no significa que  los estemos utilizando de la manera adecuada ni mucho menos que seamos expertos en su manejo, por ejemplo en el área de cirugía aproximadamente el 70% de todas las profilaxis quirúrgica son administradas inadecuadamente (tiempo, dosis, vía, antibiótico seleccionado, duración, etc.), y aunque en  la profilaxis antibiótica quirúrgica está bien establecido desde hace más de 50 años que para que sea efectiva esta debe ser administrada previo al procedimiento quirúrgico (entre 30- 120 minutos) y la mayoría de las veces solo basta una sola dosis, hoy en día la mayoría de los cirujanos la sigue administrando después del procedimiento y prolonga su administración hasta 7 días después,  para ellos esto es correcto porque así lo aprendieron, aunque su aprendizaje se haya basado más en el tradicionalismo o imposición jerárquica que en la evidencia científica, la mayoría desconoce el mecanismo de acción y espectro antimicrobiano de los antibióticos que utiliza.

Para hacer la indicación de un antibiótico no hace falta ser buen médico, yo diría que el buen médico es aquel que sabe Cuándo No está indicado un antibiótico. Todos antes de indicar o continuar un antibiótico deberíamos preguntarnos dos veces si es realmente necesario. Estamos perdiendo la guerra contra las bacterias, si no actuamos hoy no habrá cura mañana.

Cito al Dr. Hobart Reimann con algo del año 1961, a más de 50 años todavía aplicable en la práctica médica diaria:

La terapia con antimicrobianos salva miles de vidas y alivia muchos sufrimientos…. A pesar de su uso correcto pueden ocurrir efectos indeseables, daño y muerte, pero este riesgo está especialmente asociado a una prescripción indiscriminada…. El uso óptimo de los antimicrobianos puede ser conseguido con la comprensión de cuál es su lugar en la terapéutica, su valor y la administración de una adecuada dosis en el tiempo correcto….. La máxima Hipocrática “Ante todo no dañar” o la cuestión ¿Es el medicamento realmente necesario? Son pertinentes.

Prescripción de Antibioticos en visitas ambulatorias por Asma

Resulta increíble ver todas las propiedades que algunos médicos les atribuyen a los antibióticos, entre otras propiedades encontramos que los utilizan con como analgésicos, antipiréticos, anti-inflamatorios, anti-virales, broncodilatadores, etc, pero sobre todo como ansiolíticos, si leyeron bien “Ansiolíticos” pero no para el paciente, en este caso como ansiolítico para el médico que al parecer el prescribir un antibiótico a un paciente le disminuye su ansiedad y lo deja mas tranquilo, aunque en el fondo sepa que el paciente realmente no necesitaba el antibiótico; tal es el caso del Asma, si bien el paciente con Asma puede tener un cuadro respiratorio muy aparotoso es bien sabido que los antibióticos carecen de utilidad durante una crisis asmatica.

A continuación cito un articulo muy interesante del Pediatrics de Junio del 2011:

Cuando los niños visitan a su médico de cabecera o servicio de urgencias para el tratamiento del asma, ninguna de las guias clínicas recomiendan los antibióticos como un remedio, sin embargo, casi 1 millón de prescripciones inadecuadas de antibióticos se prescriben anualmente en los Estados Unidos en las visitas por  asma.

En el estudio, “prescripción de antibióticos pediátricos durante visitas ambulatorias por  Asma”, publicado en junio 2011 en la revista Pediatrics, autores del estudio revisaron los datos de las Encuestas Nacionales de Atención Médica Ambulatoria y del Hospital Nacional de Atención Médica Ambulatoria, las visitas a las salas de emergencia y consultorios por niños menores de 18 años de edad fueron evaluados para determinar la frecuencia de prescripciones de antibióticos. De 1998 a 2007  se estima que ocurrieron 60.4 millones visitas por asma. Los códigos de la  Clasificación Internacional de Enfermedades  se utilizaron para evaluar la coexistencia de condiciones que justifican el uso de antibióticos.

Los resultados indican que los antibióticos se prescriben de manera injustificada  a  1 de cada 6 visitas pediátricas de atención ambulatoria por  asma. La co-prescripción de corticoides sistémicos se asoció con una mayor probabilidad de prescripción de antibióticos, lo cual sugiere que la severidad de los síntomas del asma pueden influir en la decisión de prescribir antibióticos. Por el contrario, en las visitas que se proporcionó educación sobre el asma por el médico tratante, fué menos probable que se prescribieran antibióticos. Teniendo en cuenta que la prescripción inadecuada de antibióticos puede llevar a infecciones bacterianas resistentes a los medicamentos, la educación del paciente puede ser una manera de reducir la prescripción de antibióticos innecesarios.

Cabe recordar que la resistencia bacteriana es un grave problema a nivel mundial y que lamentablemente va en ascenso, por lo que cada vez que vayamos a prescribir un antibiótico siempre hay que pensarlo 2 veces antes de hacerlo. SI NO ACTUAMOS HOY, NO HABRÁ CURA MAÑANA

la máxima Hipocratica “Ante todo no dañar” Uso racional de Antibióticos

medicoAlguna vez han escuchado la frase “ponle o dejale antibiótico, al fin que no le hace daño”, bueno pues lamentablemente yo la he escuchado mucho, debido a que muchos médicos creen que es preferible que un paciente tenga un antibiótico aunque sepan que no es necesario teniendo la idea que el antibiótico (injustificado) lejos de hacerle mal,  le traera beneficios como prevenirle infeciones.

Ejemplo, ingresa un paciente con diagnóstico de neumonía e inician tratamiento antibiótico, a las 24 hrs el paciente esta asintomatico y no se integra diagnóstico clínico de neumonía, lo mas seguro es que el paciente nunca haya tenido neumonía ya que esta no cura en menos de 24 hrs por muy bueno que sea el antibiótico, entonces cuando se cuestiona a los médicos sobre la suspensión de los antibióticos  exponen varios argumentos como “pues dejarle el antibiòtico no le hace daño“, “es que ya compraron el antibiótico entonces hay que terminarlo“, ” tu ponle el antibiótico al fin que tu no lo estas pagando“.

El que un paciente haya iniciado un antibiótico no significa forzosamente que deba cumplir un determinado periodo de tiempo con él,  este puede ser suspendido en cuanto se considere “injustificado” asi lleve una dosis o así le falte una dosis para concluir tratamiento, se  genera mayor resistencia bacteriana al administrar un tratamiento de 7 o 14 dias de un antibiótico injustificado que al suspenderlo al tercer o cuarto día. 

Cuando estaba en formación en la especialidad de Infectología mis maestros ejemplificaban lo aterior a manera de broma “Estas en un callejón obscuro en la noche, te salen 20 “Negros” y te empiezan a violar uno por uno, cuando va el quinto “Negro” llega la policia al callejón y pregunta ¿que pasa aqui, todo bien? ¿que contestarias? “si oficial, todo bien, me estan violando los negros, ya van 5, pero como ya empezaron, dejelos, solo me faltan 15“; No verdad, bueno es lo mismo con los antibóticos, si se considera que los antibioticos estan siendo administrados injustificadamente es mejor suspenderlos inmediatamente,  sin que forzosamente se cumpla  un periodo de tiempo o bien por la idea de que el antibiótico (injustificado) no hace daño.

Para finalizar les dejo una cita de un médico de los años 60´s,  la cual lamentablemente no aplicanmos en nuestros tiempos.

La terapia con antimicrobianos salva miles de vidas y alivia muchos sufrimientos…. A pesar de su uso correcto pueden ocurrir efectos indeseables, daño y muerte, pero este riesgo esta especialmente asociado a una prescripción indiscriminada…. El uso optimo de los antimicrobianos puede ser conseguido con la comprensión de cual es su lugar en la terapéutica, su valor y la administración de una adecuada dosis en el tiempo correcto….. La máxima Hipocrática “Ante todo no dañar” o la cuestión ¿Es el medicamento realmente necesario?  Son pertinentes.

Hobart Reimann M.D. 1961