9 Mitos sobre antibióticos

No siempre es fácil saber si necesita antibióticos cuando se está enfermo, aún los médicos tienen dificultades para distinguir la diferencia. Estos son los mitos más comunes asociados con el uso de antibióticos.

Virus vs Bacteria

Los Antibióticos se utilizan únicamente en el tratamiento de infecciones bacterianas. Los antibióticos no ayudan a curar ni a prevenir las infecciones virales. A menudo es difícil distinguir entre infecciones virales y bacterianas, ya que comparten muchos síntomas pero son fundamentalmente diferentes. Las bacterias son 10-100 veces más grandes que los virus, crecen en casi cualquier cosa y tienen funciones en su mayoría beneficios en humanos. De hecho, el noventa y nueve por ciento de todas las bacterias son buenas, tales como Lactobacillus en los intestinos que nos ayudan a digerir los alimentos. Por otra parte, los virus son más pequeños, necesita un huésped vivo para sobrevivir y son en su mayoría perjudiciales.

bacteria resistenteMito # 1: Los antibióticos se utilizan para el tratamiento de los resfriados y la gripa.

Hecho: Todos los resfriados y la gripe son causados ​​por virus (no bacterias) para los cuales los antibióticos no funcionan. De hecho, el uso de antibióticos para las infecciones virales conduce a la resistencia a los medicamentos, lo que significa que algunos antibióticos dejarán de ser efectivos. Ya estamos viendo esto con penicilina. Las infecciones que fueron previamente tratados con éxito con penicilina están desarrollando resistencia. Esto significa que se necesitan antibióticos más fuertes para la más simple de las infecciones.

Mito # 2: Una tos fuerte siempre requiere antibióticos.

Hecho: Incluso si usted tiene una tos que suena horrible, no debe tomar antibióticos sin consultar a su médico. Todas las infecciones respiratorias causan tos y la gravedad no indica si es viral o bacteriana. La tos es el síntoma último en desaparecer en los resfriados y la gripe, a menudo toma 2 semanas para resolver.

Mito # 3: Un dolor de garganta siempre requiere antibióticos.

Hecho: Las personas creen erróneamente que el dolor de garganta justifica un antibiótico. La mayoría de los dolores de garganta son causados ​​por virus. Sólo 35% de los dolores de garganta en niños y 10% en adultos requieren antibióticos debido a la bacteria Streptococcus que solamente puede ser detectado por una prueba de la garganta de laboratorio para determinar si hay bacterias presentes o no.

Mito # 4: Una fiebre alta requiere siempre antibióticos.

Hecho: Cualquier cuerpo extraño, como virus y bacterias pueden desencadenar una fiebre y no se justifican automáticamente los antibióticos. La fiebre es una herramienta utilizada por nuestro cuerpo para deshacerse de los microbios que causan la enfermedad,  y no significa que si el microbio es bacteria o virus.

Mito # 5: Los antibióticos me ayudará a mejorar más rapido.

Hecho: Tomar antibióticos para los resfriados y la gripe no va a deshacerse de los molestos síntomas más rápidos. Estas enfermedades pasaran por si solas, los resfriados pueden hacer que te sientas mal por unos días, mientras que la gripe puede hacer que te sientas muy mal durante semanas. Los antibióticos no disminuyen los síntomas del resfriado o la gripe y no deben ser tomados en un “por si acaso”.

Mito # 6: Los antibióticos ayudan al sistema inmunológico a combatir los resfriados.

Hecho: Algunas personas asumen erróneamente que si toman antibióticos para un resfriado o gripe, los antibióticos ayudaran a su sistema inmunológico a combatir el virus. Los antibióticos no fortalecen el sistema inmunológico, sólo matan a las bacterias. El problema se produce cuando alguien toma un antibiótico y no ayuda, a menudo cambian a un antibiótico más fuerte. Atribuyen al antibiótico todo el éxito, cuando en realidad el sistema inmune hizo todo el trabajo y el virus sólo siguió su curso.

Mito # 7: Los médicos que se niegan a dar los antibióticos son incompetentes.

Hecho: Si su médico piensa que un antibiótico no es necesario, no ejercer presión sobre él/ella en una prescripción, lo más probable es que es un virus y el médico que le esté ahorrando el dolor de cabeza de desarrollar resistencia a los medicamentos en el futuro.

Mito # 8: No hay nada malo en tomar antibióticos.

Hecho: los antibióticos no saben cuáles son las bacterias malas y cuales las buenas. Dar antibióticos en ausencia de bacterias es como enviar a sus tropas a un campo de batalla y no encontrar al enemigo por lo que se manda a los antibióticos sin rumbo a matar  las bacterias buenas en su cuerpo. Por no mencionar la exposición innecesaria a una lista de efectos secundarios tales como las erupciones cutáneas o diarrea. Un efecto aún más preocupante es la aparición de resistencia a los medicamentos. Es por eso que la Organización Mundial de la Salud ha adoptado una campaña mundial de sensibilización para detener el mal uso de los antibióticos y detener la propagación de la resistencia a los medicamentos.

Mito # 9: Los antibióticos siempre va a ganar la batalla contra bacteria.

Hecho: No siempre! Algunos antibióticos dejaran de funcionar porque las compañías farmacéuticas no pueden inventar antibióticos con la suficiente rapidez porque las bacterias se vuelven más inteligentes mucho más rápido debido al uso excesivo y mal uso de antibióticos. No hay duda de antibióticos son salvavidas cuando se usan correctamente, pero que debe ser utilizado para las infecciones bacterianas para evitar la resistencia a los medicamentos.

Los antibióticos pueden dejar de curar, si no actuamos hoy no habrá cura mañana.

fuente: Corregido de http://articleses.com/articulo/77280/

Patrón de sensibilidades y resistencias Bacterianas. Conoce el de su Hospital?

Por: Dr. Victor Hugo Espinoza Román. Infectólogo Pediatra

Niño enfermoLas enfermedades infecciosas fueron las causantes de la mayor parte de las muertes a nivel mundial en los siglos pasados. Con el advenimiento de la era antibiótica y con el desarrollo de potentes fármacos antibióticos, se disminuyó de manera considerable el impacto de estas entidades, sin embargo, la interacción constante entre microorganismo y antibiótico permitió que se desarrollaran progresivamente mecanismos de resistencia que limitan la acción eficiente de los antibióticos frente a las bacterias

La resistencia a los antibióticos representa hoy un gran problema de salud pública a nivel mundial. Las bacterias empezaron a desarrollar resistencia a los antibióticos desde el mismo momento en que estos se empezaron a utilizar, y esta resistencia está directamente relacionada con el uso de antibióticos, así existe mayor resistencia de las bacterias hacia los antibióticos más comúnmente utilizados.

El conocer el patrón de resistencia de las bacterias nos permite optimizar el tratamiento de las enfermedades infecciosas. Este patrón de resistencias normalmente varía de una institución  a otra, por lo que resulta de gran importancia que cada institución cuente con el porcentaje de resistencias y sensibilidades para poder adaptar los tratamientos antibióticos empíricos de la mejor manera.

La gran mayoría de los tratamientos antibióticos establecidos se realizan empíricamente, es decir sin contar con la identificación del agente etiológico, y de acuerdo a las características del paciente junto con los datos clínicos y paraclínicos se trata de establecer el agente o los agentes etiológicos comúnmente asociados al diagnóstico infeccioso que demos a nuestro paciente.  Pero no basta con conocer a las bacterias probablemente asociadas a la enfermedad infecciosa de nuestro paciente, también debemos de conocer el patrón de resistencias y sensibilidades a fin de establecer la mejor terapia antibiótica empírica.

Existen múltiples guías de manejo para enfermedades infecciosas, sin embargo la mayoría de todos los tratamientos antibióticos sugeridos están basados en la epidemiologia local así como en los patrones de sensibilidades y resistencias de una determinada localidad o institución.  Si a lo anterior aunamos que la mayoría de las guías de manejo que existen están realizadas en otros países principalmente en países desarrollados es aun mayor la diferencia que existe entre los patrones de resistencias por lo que de igual manera serán muy diferentes los esquemas antibióticos empíricos.

En la gran mayoria de los Hospitales de México se desconoce el patrón de resistencias bacterianas, ajustando muchas veces los tratamientos con guias de otros paises lo que lleva en muchas ocasiones a abusar de los antibióticos y/o establecer tratamientos inadecuados, al menos esta era la situación del Hospital donde yo llegué a trabajar desde hace 1 año.

Se que muchos hospitales no cuentan ni siquiera con un laboratorio de microbiología, pero en el caso de que si lo haya seguramente tendrán una base de datos. En el laboratorio de microbiología de mi hospital que es un espacio de 2×4 metros con lo minimo indispensable, cuenta con una vieja computadora de escritorio donde afortunadamente tienen la base de datos en Excel, por lo que me di a la tarea de analizar la información de los 6 meses anteriores (Cosa que nadie nunca habia hecho en los 25 años del Hospital) lo cual no me llevó mas tiempo de lo que me esta llevando escribir este articulo en el Blog.

Aqui les comparto alguna de la información interesante:

Continue reading