FIEBREFOBIA

Compartir

Concepto erróneo de que la fiebre es un enemigo al que hay combatir y erradicar a como de lugar, con medicamentos antitérmicos, desnudando al niño, friegas con alcohol o agua fría.  la fiebre no es un enemigo, es un aliado que ayuda a combatir la infecciones.

La causa principal de fiebre en pediatría son las infecciones virales. Prácticamente todas las infecciones virales son auto limitadas, es decir curarán solas, con y sin medicamentos.
fiebrefobia

MITOS SOBRE LA FIEBRE:

-La fiebre si no es controlada puede seguir elevando la temperatura indefinidamente.
-Todos los niños con fiebre pueden convulsionar
-La fiebre puede matar las neuronas y causar retardo mental
-La fiebre puede causar alteraciones neurológicas irreversibles como sordera, ceguera y coma
-Toda fiebre es indicio de infección grave
-Se debe medir y controlar la temperatura cada horas incluso si el niño esta dormido.

CONSULTE CON SU MÉDICO SI:

-Su hijo es menor de 3 meses de edad.
-El niño luce mal, enfermo y decaído
-Se encuentra irritable, llora en demasía y no es consolable
-Decaimiento intenso, somnoliento, cuesta trabajo mantenerlo despierto, luce desorientado o desconectado sin interactuar o sin responder a estímulos
-Rechaza el alimento y la vía oral
-Dificultad para respirar, tiene respiraciones muy rápidas y profundas
-Tiene movimientos anormales o convulsiones
-Datos de sangrado a cualquier nivel, orina, nariz, encías
-Le brotan machas en su piel
-Fiebre de más de tres días que en lugar de mejorar empeora

Rinofaringitis (resfriado común o catarro)

Compartir

La gran mayoría de todas las infecciones respiratorias en los niños son ocasionadas por virus. Tal vez la más común de todas ellas y el primer motivo de consulta en niños menores de 5 años  sea el resfriado común o rinofaringitis, existen más de 200 virus capaces de provocar este cuadro caracterizado por escurrimiento nasal (rinorrea) además puede ir acompañado de  tos, estornudos, ojos rojos, dolor de garganta, malestar general (cuerpo cortado)  y en ocasiones fiebre.

Para las infecciones virales los antibióticos  no tienen ninguna utilidad como algunas personas lo creen (e incluso algunos médicos).  Los antibióticos no aliviaran en absoluto las molestias ocasionadas por un resfriado, es común escuchar gente que toma antibióticos cuando le duele la garganta, tiene tos o incluso le duele la cabeza.

Las infecciones virales en general se caracterizan por que son autolimitadas, es decir la gran mayoría de todas las infecciones virales curaran solas con y sin medicamentos. Los  medicamentos que usamos para las infecciones virales respiratorias no son para matar el virus ni curar la enfermedad,  son solo para tratar de aliviar los síntomas mientras dura el cuadro, la enfermedad durará lo mismo con y sin medicamentos.

“Un resfriado tratado sin antibióticos durará una semana, y con antibióticos 7 días”

Todos los medicamentos tienen efectos adversos, y los utilizados para aliviar los síntomas del resfriado no son la excepción, por lo que habría que valorar el uso de estos sobre todo en bebés menores de un año, siempre entre menos medicamentos utilicemos es mejor,  y tratándose de una enfermedad que curará sola habría que considerar su uso.

ESCURRIMIENTO NASAL (rinorrea)

El escurrimiento nasal o rinorrea es uno de los síntomas característicos del resfriado, puede llegar a ser muy molesto sobre todo para los bebés pequeños por que obstruye su nariz, les impide respirar, dormir y alimentarse adecuadamente, lo cual puede mantenerlos muy incomodos, la manera más efectiva y rápida para aliviar  la obstrucción nasal son los aseos nasales, existe gran variedad de soluciones para efectuarlos que pueden ir desde las caseras preparadas con agua con sal, infusiones de manzanilla, hasta las comerciales denominadas “Agua de mar” como Sterimar, Nasalub, etc. No es recomendable utilizar soluciones para aseos nasales que contengan medicamentos descongestivos,  asegurarse que solo contengan Cloruro de sodio (agua con sal) y algo de lubricante como el glicerol. Los aseos nasales con estas solución que pueden venir en presentación de gotas o spray deben utilizarse frecuentemente entre 4 a 6 veces durante el día y cuantas veces lo considere necesario para mantener la nariz limpia y desobstruida, en niños pequeños puede ayudarse de una perilla de hule para terminar de extraer la mucosidad de la nariz si esta es abundante.  En algunos casos su médico podrá recetar algún medicamento antihistamínico para tratar de disminuir la producción de moco

TOS

La tos es uno de los síntomas que más aterra a las mamás junto con la fiebre y la diarrea, irónicamente estos 3 síntomas son mecanismos de defensa de nuestro organismos que por sí solos no nos ocasionan daño,  de hecho  al considerarse mecanismos de defensa no deberíamos utilizar medicamentos que los quitaran. Aunque la mayoría de los medicamentos llamados “jarabes para la tos”  son mucolíticos y no tienen la finalidad de quitar la tos, existen medicamentos antitusígenos los cuales si inhiben el reflejo de la tos, estos últimos deberíamos evitar usarlos en pediatría. La mayoría de los medicamentos para la tos (como ambroxol, bromhexina, gauifenesina, etc) son considerados mucolíticos, su única finalidad es diluir flemas y secreciones para que puedan ser manejadas y expulsadas con mayor facilidad por el paciente, este mismo efecto lo obtendríamos de manera natural al beber abundantes líquidos, por eso es recomendable incrementar la ingesta de líquidos durante un resfriado.

FIEBRE

La fiebre no es una enfermedad, sino un síntoma o consecuencia de un padecimiento. Tanto las infecciones virales como las bacterianas pueden producir fiebre elevada y el grado de la fiebre no nos dice si una infección es bacteriana o viral.

El que un paciente tenga fiebre no quiere decir que deba recibir antibióticos

En si no deberíamos tratar de quitar la fiebre sino el malestar que esta pudiera ocasionar.

Si su niño tiene fiebre pero tiene buen aspecto, luce bien, juega, sonríe y no parece afectado no es necesario administrar ningún medicamento.

Si su niño tiene fiebre y además luce molesto, decaído, irritable, si ya habla y refiere dolor de cabeza, malestar general, entonces si está indicado administrar un medicamento para la fiebre/dolor como el Paracetamol o Ibuprofeno.

¿DEBO LLEVAR A MI HIJO AL MEDICO SI TIENE SINTOMAS DE RESFRIADO?

La mayoría de las veces no es necesario llevar a tu hijo al médico cuando cursa con un cuadro respiratorio de resfriado común, sin embargo muchos de los consultorios y áreas de urgencias de los sistema de salud están saturados por ser este un motivo muy frecuente de consulta, a la mayoría de las madres le angustia de sobremanera ver  a su hijo con fiebre o escucharlo toser. Hay que recordar que estos cuadros son autolimitados y remitirán en el mismo tiempo con y sin medicamentos, la mayoría de las veces con los cuidados generales y el control de la temperatura en su caso es suficiente para sobrellevar un resfriado sin complicaciones.

Siempre hay que estar muy alertas ante los signos de alarma en los niños, ya que así se trate del resfriado más común y leve, la posibilidad de complicaciones siempre está presente

Acuda inmediatamente con su médico si su hijo presenta alguno de los siguientes datos, o usted nota alguna otra situación que no le parezca correcta.

  • Su hijo es menor de 3 meses de edad.
  • El niño luce mal, enfermo y decaído
  • Se encuentra irritable, llora en demasía y no es  consolable
  • Decaimiento intenso, somnoliento, cuesta trabajo  mantenerlo despierto, luce desorientado o desconectado sin interactuar o      sin responder a estímulos
  • Rechaza el alimento y la vía oral
  • Dificultad para respirar, tiene respiraciones muy  rápidas y profundas
  • Tiene movimientos anormales o convulsiones
  • Datos de sangrado a cualquier nivel, orina, nariz, encías
  • Le brotan machas en su piel
  • Fiebre de más de tres días que en lugar de mejorar empeora

FIEBRE. Aliado o Enemigo?

Compartir

La presencia de fiebre en los niños es uno de los motivos más frecuentes de consulta en Pediatría,  a la mayoría de los padres les preocupa de sobre manera que sus hijos tengan fiebre, para la mayoría de los padres (y algunos médicos)  la fiebre es uno de los peores enemigos de sus hijos, pero la realidad es que es uno de nuestros mejores aliados para combatir las infecciones.  La fiebre como muchos de los motivos frecuentes de consulta en niños (tos, diarrea, vomito) es un mecanismo de defensa,  el aumento de la temperatura corporal tiene la finalidad de combatir infecciones, haciendo nuestro cuerpo un lugar menos placentero para la estancia de microorganismos como virus y bacterias.  La fiebre  la mayoría de las veces NO suele ser indicio de algo grave

¿Qué es la fiebre?

La fiebre, también conocida como “temperatura” o “calentura”, es un aumento en la temperatura corporal por encima de lo que se considera “normal”

No existe una temperatura específica para decir cuando un paciente tiene fiebre, en general se puede considerar  la temperatura normal entre 36°C y 38°C, y a la fiebre como temperatura axilar >38°C, oral >38.3°C y rectal 38.5°C.

termometro

Fiebre: uno de nuestros mejores aliados para combatir infecciones

¿Cuáles son las causas de la fiebre?

La  fiebre no es una enfermedad, sino un síntoma o consecuencia de un padecimiento. Si bien las infecciones son la causa más común de fiebre en los niños, no son la única causa. Tanto las infecciones virales como las bacterianas pueden producir fiebre elevada y el grado de la fiebre no nos dice si una infección es bacteriana o viral, las infecciones virales predominan en niños menores de 5 años.

El que un paciente tenga fiebre no quiere decir que deba recibir antibióticos.

¿Qué hago si mi niño tiene fiebre?

Recuerda la finalidad no es quitar la fiebre sino hacer que tu hijo se sienta mejor, más cómodo.

  • Asegúrese de que la temperatura de la habitación de su hijo sea placentera: ni muy caliente ni muy fría.
  • Un baño con esponja puede hacer  que se sienta más cómodo y puede  ayudar a que  baje la fiebre. Utilice sólo agua tibia; Nunca utilice agua fría o bolsas de hielo,  Nunca use alcohol (puede producir una intoxicación cuando la piel lo absorbe)
  • Vista a su hijo con ropa ligera y cúbralo con una sábana o una manta liviana. El exceso de ropa y abrigo puede evitar que el calor corporal se libere y provocar un aumento de temperatura.
  • Dé a su hijo mucho líquido para evitar la deshidratación; la fiebre provoca una rápida pérdida de líquidos. El agua, la sopa, las paletas heladas y la gelatina de sabores son buenas opciones.

 

¿Cómo debo tratar la fiebre?

Si la fiebre es considerada un mecanismo de defensa que ayuda a combatir la infección, entonces habría que pensar si conviene quitarla, al igual que con otros síntomas como tos, diarrea y vomito no se recomienda de manera rutinaria administrar medicamentos para eliminar estos mecanismos de defensa.

En si no deberíamos tratar de quitar la fiebre sino el malestar que esta pudiera ocasionar.

Si su niño tiene fiebre pero tiene buen aspecto, luce bien, juega, sonríe y no parece afectado no es necesario administrar ningún medicamento.

Si su niño tiene fiebre y además luce molesto, decaído, irritable, si ya habla y refiere dolor de cabeza, malestar general, entonces si está indicado administrar un medicamento para la fiebre/dolor como el Paracetamol o Ibuprofeno.

¿Cómo saber si mi niño tiene algo grave?

La mayoría de las veces la fiebre en los niños sobre todo en menores de 5 años son secundarias a infecciones virales que en general son benignas, sin embargo habrá que vigilar algunos datos de alarma que pueden indicar gravedad y habrá que acudir inmediatamente a su servicio de salud más cercano si su niño presenta alguno de los siguientes datos:

  • Su hijo es menor de 3 meses de edad.
  • El niño luce mal, enfermo y decaído
  • Se encuentra irritable, llora en demasía y no es consolable
  • Decaimiento intenso, somnoliento, cuesta trabajo mantenerlo despierto, luce desorientado o desconectado sin interactuar o sin responder a estímulos
  • Rechaza el alimento y la vía oral
  • Dificultad para respirar, tiene respiraciones muy rápidas y profundas
  • Tiene movimientos anormales o convulsiones
  • Datos de sangrado a cualquier nivel, orina, nariz, encías
  • Le brotan machas en su piel
  • Fiebre de más de tres días que en lugar de mejorar empeora

Reacciones Febriles

Compartir

Las reacciones febriles son un conjunto de pruebas que sirven como su nombre lo indica para diagnosticar enfermedades que cursan con fiebre, como Fiebre tifoidea (Salmonella),  Brucelosis (fiebre ondulante, fiebre de Malta) y Rickettsiosis (Fiebre Q, fiebre manchada de las montañas rocallosas).

Las reacciones febriles son pruebas que han venido a caer en desuso, sin embargo en muchos países en vías de desarrollo como México se siguen utilizando por ser pruebas baratas y rápidas, pero en países desarrollados son cada vez menos utilizadas por su poco valor diagnóstico.

Los antígenos febriles se usan para detectar anticuerpos en el suero del paciente contra la Salmonella, Brucella y Rickettsias  (reacción cruzada con Proteus OX-19)

Estas reacciones se basan en el hecho de que cuando el organismo humano es invadido por agentes infecciosos, responde produciendo anticuerpos aglutinantes contra ellos los cuales se ponen de manifiesto al entrar en contacto el anticuerpo con el anticuerpo específico. El título (valor) del anticuerpo depende del tipo y curso de la enfermedad. Para que los resultados tengan un valor diagnóstico el título de ellos debe aumentar, por lo que se deben tomar 2 muestras separadas por un periodo de tiempo de 4 semanas para ser comparadas.

El informe del resultado de la prueba se hace tomando en consideración la dilución más alta que se observe en la reacción positiva.

En las reacciones febriles se incluye:

Fiebre tifoidea (Salmonella). La reacción de Widal en un método serológico usado comúnmente en el diagnóstico de las fiebres tifoideas, entérica y ondulante, la reacción mide el título del suero contra una suspensión de microorganismo conocidos

La reacción de Widal es un test basado en el principio de aglutinación antígeno-anticuerpo, donde se determina la presencia de anticuerpos contra el antígeno O y H de la Salmonella typhi para el serodiagnóstico de fiebre tifoidea, sin embargo debido a su falta de especificidad, debe ser interpretado en el contexto clínico del paciente. Para considerar el diagnóstico de fiebre tifoidea con un titulo Anti-O y Anti-H aislado, se debe conocer su prevalencia en una determinada comunidad, en términos generales, se acepta títulos anti-O y anti-H ≥1:160-200 y ≥1:50-100 en zonas endémicas y no endémicas, respectivamente.

La fiebre tifoidea es una enfermedad infectocontagiosa de alta prevalencia a nivel mundial, deriva su nombre del latín tyvphos, que significa oscurecimiento de los sentidos o mente turbia; es causada por la bacteria Salmonella typhi, nombrada así en honor del bacteriólogo estadounidense David Salmon.

Cuadro clínico: La fiebre tifoidea está caracterizada por fiebre alta constante (40º), sudoración profusa, gastroenteritis y diarrea. Menos comúnmente puede aparecer un sarpullido de manchas aplanadas de color rosáceo (roseola).Tradicionalmente se divide en cuatro fases, durando cada una de ellas una semana aproximadamente.

Primera semana: Durante esta fase sube lentamente la temperatura con una bradicardia relativa, malestar general, dolor de cabeza y tos. Se ha observado Epistaxis en una cuarta parte de los casos. Hay leucopenia con eosinopenia y linfocitosis relativa.

Segunda semana: Durante esta fase se produce la postración. Llegando la fiebre a los 40º C. Hay bradicardia con un pulso dicrótico. El delirio es frecuente (este delirio le da a la Fiebre Tifoidea el nombre de fiebre nerviosa). En un tercio de los pacientes se han observado puntos rojos en la parte inferior del pecho y abdomen. Hay respiración agitada. El abdomen está distendido y dolorido en cuadrante derecho inferior. La diarrea puede también ocurrir en esta fase, de apariencia verde y olor característico con apariencia de puré de guisantes. No obstante el estreñimiento también es frecuente. El Bazo e hígado están inflamados con un aumento del nivel de transaminasas.

Tercera semana: En esta semana si la fiebre tifoidea no se trata, las complicaciones son frecuentes: Hemorragias Intestinales debidas a la congestión de las Placas de Peyer (serias pero no necesariamente mortales); Perforación intestinal en el Íleon que puede dar lugar a peritonitis; abscesos que pueden derivar en encefalitis, colecistitis, endocarditis y osteitis; y fallo renal.[La fiebre es alta.

Finales de Tercera semana/Principios de la cuarta: La temperatura corporal se va restableciendo, pero el debilitamiento aun persiste

El género Salmonella tiene una estructura con tres tipos de antígenos:

1. Antígeno somático (O)

2. Antígeno flagelar (H) o (d)

3. Antígeno capsular o de envoltura (Vi) o (K)

La prueba que se realiza en las reacciones febriles para detección de fiebre tifoidea es la reacción de Widal. La reacción de Widal radica es un método serológico, rápido, barato, y ampliamente conocido para el diagnóstico de la fiebre tifoidea; sin embargo, tiene grandes limitaciones por reacciones antigénicas cruzadas con otras bacterias (principalmente enterobacterias, incluyendo Salmonellas no typhi), parásitos, virus y hongos, llevando con frecuencia al clínico a sobrediagnosticar síndromes febriles como fiebre tifoidea.

Los falsos positivos de la reacción de Widal también han sido descritos en procesos no infecciosos, como enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide- lupus eritematoso sistémico) y hepatopatías crónicas, lo cual contribuye aun más a su baja especificidad

En la reacción de Widal, también hay que considerar los falsos negativos como toda prueba de laboratorio, entre sus causas tenemos

1. Antibioticoterapia temprana, la cual, retrasa la aparición de anticuerpos (descrito principalmente con cloranfenicol)

2. Utilización de corticosteroides

3. Medición temprana de anticuerpos (primera semana)

4. Inmunodeficiencias adquiridas y congénitas.

5. Portadores crónicos de Salmonella typhi.

6. Relacionadas a estandarización de la prueba

Interpretación

Un diagnóstico de fiebre tifoidea puede considerarse si los títulos iníciales se cuadruplican entre una y cuatro semanas.

Sin embargo, el clínico no puede esperar este tiempo para establecer un tratamiento, por lo cual se debe considerar la posibilidad de esta entidad con un título aislado determinado.

Este punto de corte depende de la prevalencia de salmonelosis en la comunidad estudiada, siendo así, se han establecido protocolos diagnósticos en varios países, teniendo en cuenta los estudios realizados en sus regiones.

Además, debemos saber que una reacción negativa no excluye el diagnóstico de fiebre tifoidea en el contexto de un cuadro clínico compatible.

El diagnòstico definitivo de Fiebre tifoidea se establece mediante el aislamiento de Salmonella en cultivo (hemocultivo, mielocultivo) de un paciente con cuadro clínico compatible

Brucelosis (Brucella abortus). La Brucelosis (conocida también como fiebre de Malta, fiebre ondulante, enfermedad de Bang o fiebre del Mediterráneo) es una Zoonosis es decir una enfermedad que es transmitida de los animales al humano causada por bacterias del genero Brucella. La enfermedad se adquiere por ingerir alimentos contaminados o mantener un estrecho contacto con el ganado. La incidencia y prevalencia de la brucelosis tienen importantes variaciones geográficas. Las zonas de mayor prevalencia corresponden a la región del Mediterráneo, Asia occidental, algunas partes de África y América (Estados Unidos, México, Brasil, Perú, Colombia y Argentina).

La brucelosis en el hombre se transmite por la ingesta de leche, sus productos y derivados contaminados, no pasteurizados, por contacto con productos, subproductos y desechos como tejidos o excreciones de animales enfermos, y por inoculación de brucelas o inhalación del polvo de corrales o mataderos, donde éstas se encuentran; de ahí que atender animales que se sospeche que han estado en contacto con el agente, manipular carne y vísceras de animales infectados y trabajar en laboratorios, se consideren actividades ocupacionales de alto riesgo

Cuadro clínico:

Es una enfermedad que se autolimita o se vuelve crónica. Muchos pacientes padecen infecciones asintomáticas.

  • La forma aguda de la brucelosis se caracteriza por fiebre que en la mayoría de los casos es alta e intermitente (ondulante), presentándose generalmente por la tarde/noche acompañada de cefalea intensa frontal y occipital, y diaforesis. En bazo, hígado, ganglios linfáticos aparecen nódulos granulomatosos que pueden evolucionar hasta convertirse en abscesos.
  • En la forma crónica, las manifestaciones más comunes son:
  1. Síndrome febril: habitualmente de poca intensidad en la mayoría de los casos;
  2. Osteoarticulares: poli o monoartritis, gránulos óseos, abscesos.
  3. Psíquicas: síndrome depresivo, nerviosismo, irritabilidad.
  4. Digestivas: esplenopahetomegalía, hepatitis.
  5. Neurológicas: meningobrucelosis, polineuritis, síndrome ciático, síndrome radicular.
  6. Hematológicas: anemia hemolítica, anemia ferropriva.
  7. Respiratorias: bronquitis, neumonía

 

Diagnóstico:

El diagnóstico de certeza se establece aislando al microorganismo a partir de cultivos de sangre, médula ósea u otros tejidos. Los métodos serológicos como las reacciones febriles sólo aportan un diagnóstico presuntivo.

Existen varios metodos serologicos para el diagnóstico de Brucelosis como el Rosa de Bengala, 2-mercapto-etanol, y la reacción de Huddleson, esta ultima es la utilizada en la prueba de reacciones febriles.

Reacción de Huddleson: es una reacción de aglutinación rápida en placa donde se enfrentan cantidades decrecientes del suero a investigar con cantidades constantes de antígeno y se observa la presencia o no de aglutinación. Existe una escala de títulos, establecida por convención, que permite la expresión de resultados. Se utiliza una suspensión Antígenos de B. abortus al 3-10% de gérmenes en fenol, con verde brillante y cristal violeta para la busqueda de anticuerpos.

Interpretación:

En la interpretación de estos resultados, se deben tomar en consideración los aspectos clínico-epidemiológicos de cada caso, hay que considerar los falsos positivos y falsos negativos.

El tratamiento del paciente sospechoso o confirmado debe indicarse bajo vigilancia médica, o por personal debidamente capacitado

Rickettsiosis (Proteus 0X-19): Las Rickettsias son bacterias cocobacilares, muchas de ellas son transmitidas por vectores como pulgas, garrapatas y piojos.  En general la Rickettsiosis se considera una zoonosis, siendo el humano un huesped accidental excepto por el tifo epidemico (transmitido por piojos)

Son parásitos intracelulares estrictos, por eso existieron dudas mucho tiempo sobre si pertenecían a los virus o a las bacterias. Son muy sensibles y raramente sobreviven fuera del huésped (reservorio o vector), a excepción de Coxiella burnetii (productora de la fiebre Q) que es resistente a la desecación, al calor y la luz solar y se transmite fundamentalmente por vía aérea. El resto es inoculado al huésped directamente a través de una picadura (indolora) en la dermis producida por el vector, por contaminación de la picadura con las heces del insecto o bien por inoculación de las mucosas con las heces contaminadas del mismo.

La Rickettsiosis se puede dividir en 3 grandes grupos

  1. Grupo Tifus: tifo epidémico, por Rickettsia prowazekii, transmitido por piojos (Poulex ivitans) y tifo clásico endémico, por Rickettsia typha por la pulga.
  2. Grupo de Fiebre manchada: Rickettsia rickettsii, que implica más de 30 especies, transmitido principalmente por ácaros y pulgas (Fiebre manchada de las montañas rocallosas).
  3. Tifus Scrub: Orientia tsutsugamushi, también llamado tifo de los matorrales, transmitido por ácaros

 

Otras Rickettsiosis como la Fiebre Q ocasionada por Coxiella burnetti y la Ehrlichiosis (causada por Ehrlichia sp)

Cuadro clínico: El periodo de incubación es de aproximadamente 7 días y varia de 2 a 14 días.  Los síntomas en general, se caracterizan por fiebre, cefalea (dolor de cabeza), rash (erupciones cutáneas), dolor abdominal, hepatomegalia, esplenomegalia y síntomas respiratorios como tos, entre otros síntomas, acompañados de anormalidades en las muestras de laboratorios como: anemia, neutrofilia, elevación de las enzimas hepáticas, trombocitosis e hipoalbuminemia, que se pueden confundir con leptospirosis, otras Rickettsiosis.

Diagnóstico: es fundamental para el diagnóstico considerar el contexto epidemiológico: zona geográfica, viajes a zonas endémicas, contacto con animales reservorio, antecedentes de acampadas y medio profesional.

La confirmación del diagnóstico de una enfermedad por Rickettsias requiere estudios serológicos ya que cultivar la bacteria sólo es posible en laboratorios especializados y además se precisan cultivos celulares (parecidos a los cultivos virales)

En las reacciones febriles se utiliza la reacción de Weil-Felix, esta prueba en si no busca Rickettsias, se basa en la capacidad del suero del paciente infectado por Rickettsias para aglutinar ciertas cepas de Proteus (Reacción cruzada) por lo que es poco sensible y específica y siempre deberá seguirse de pruebas confirmatorias (fijación del complemento, hemaglutinación indirecta, inmunofluorescencia directa e indirecta y otras). La reacción de Weil –Felix siempre es negativa en la fiebre Q.

Tratamiento: Como la evidencia serológica de la infección no aparece antes de la segunda semana, el tratamiento siempre se instaurará empíricamente.

El tratamiento antibiótico consiste en tetraciclinas como la doxiciclina, y como alternativa el cloranfenicol

Como conclusión: 

  • Las Reacciones Febriles son pruebas diagnósticas que cada vez van cayendo más en desuso debido a su poco valor diagnóstico.
  • Con ninguna de las reacciones febriles se puede hacer un diagnóstico definitivo de cualquier enfermedad comprendida en ellas. 
  • Para todas las enfermedades febriles que abarcan existen pruebas más confiables y con las que se pueden hacer diagnósticos definitivos.
  • El uso inadecuado de estas pruebas o su mala interpretación generalmente derivan en el uso injustificado de antibióticos

 

Descarga Reacciones Febriles.PDF

Fiebre + Leucocitosis = Infección ÷ otras causas

Compartir

fiebre niñoLa mayoría de las veces cuando se tiene a un paciente que presenta fiebre y leucocitosis inmediatamente se asocian con infección, pues ni fiebre ni leucocitosis son sinónimo de infección.

En ocasiones la presencia de fiebre y leucocitosis en un paciente instintivamente nos hace administrar antibióticos sin siquiera investigar la causa de los mismos. Por ejemplo no es raro encontrar pacientes que llegaron a hospitales pediátricos después de 1 mes o más de evolución con fiebre que han sido vistos por 3 o 4 médicos y que han consumido al menos 5 tipos de antibióticos diferentes y la fiebre nunca cedió, siendo que ellos nunca tuvieron proceso infeccioso y su diagnóstico final es leucemia.

La presencia de fiebre y leucocitosis inicialmente solo nos habla de “Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica” el cual puede estar dado por diversas causas como quemaduras, traumatismos, fármacos, pancreatitis, post operatorio, cáncer (leucemias, linfomas), enfermedades autoinmunes (Lupus eritematoso sistémico, Artritis reumatoide juvenil) e infecciones entre otras.

El Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica se define como la presencia de al menos 2 de los siguientes criterios (donde uno de ellos debe ser alteración de la temperatura o cuenta de leucocitos):

1.- Temperatura: Fiebre >38.3°C o Hipotermia <36°C

2.- Cuenta de leucocitos: cuenta elevada de leucocitos (leucocitosis) o por debajo (leucopenia) de los valores normales para la edad (leucopenia no asociada a quimioterapia) o más del 10% de neutrofilos inmaduros (Bandemia)

3.- Frecuencia cardiaca: a) Taquicardia con aumento de la frecuencia cardiaca >2 desviaciones estándar de acuerdo a su edad en ausencia de un estimulo externo, fármacos o dolor. En menores de 1 año Bradicardiacon frecuencia cardiaca por debajo de su percentila 10 en ausencia de fármacos Beta-bloqueadores, cardiopatías congénitas o estímulos vágales.

 4.- Frecuencia respiratoriaTaquipnea con frecuencia respiratoria por arriba de >2 desviaciones estándar para su edad o necesidad de ventilación mecánica por un proceso agudo no relacionado con enfermedad neuromuscular o evento anestésico.
Cuando al Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica agregamos una infección probada o sospechada entonces tenemos la definición de Sepsis

 
De tal manera que no todo lo que brilla es oro o no todo lo que tiene fiebre y leucocitosis está infectado. Sobra decir que habrá que realizar una adecuada historia clínica completa y exploración física minuciosa siempre teniendo en mente los diagnósticos diferenciales en un paciente con fiebre y leucocitosis además de los procesos infecciosos.

REFERENCIA:
Goldstein B, Giroir B, Randolph A. International pediatric sepsis consensus conference: Definitions for sepsis and organ dysfunction in pediatrics. Pediatric Critical Care Medicine 2005;6:2-8