Tos ferina, Pertusis

Share Button

Enfermedad infecto contagiosa, caracterizada por  presencia de tos paroxística, en accesos (quintosa), de predominio nocturno.

La tos ferina tiene una tendencia estacionaria, con aumento durante los meses de invierno. Afecta principalmente a pacientes en edad pediátrica de 6 meses a 5 años de edad, encontrando en este grupo de edad hasta el 70% de los casos, aun que también puede afectar a adolescentes y adultos.

ETIOLOGÍA

Bordetella pertussis es un bacilo Gram negativo, aerobio, perteneciente al genero Bordetella. Su transmisión es solo de humano a humano, siendo el  hombre el único reservorio, su vía de entrada es el epitelio respiratorio.

La enfermedad se adquiere por contacto directo a través de gotas de saliva de personas infectadas, el periodo de incubación tiene un promedio de 7 a 10 días.

La Bordetella pertussis  al colonizar el epitelio respiratorio ciliar produce una toxina que actúa como factor estimulante de leucocitos-linfocitos.

CUADRO CLÍNICO

Clásicamente la enfermedad puede durar de  de 10 a 12 semanas, donde se pueden describir 3 fases:

Fase catarral: de 1 a 2 semanas de duración, se puede confundir con cualquier otra infección de vías aéreas superiores, presenta  fiebre escasa o ausente, estornudos, rinorrea y tos paroxística de predominio nocturno

Fase paroxística: manifestada por la típica tos quintosa o en accesos, productiva, emetizante, de claro predominio nocturno, sin fiebre que se prolonga de 4 a 8 semanas

Fase de convalecencia: se presenta una remisión paulatina de la sintomatología duración de 1 a 2 semanas.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la tos ferina inicialmente se debe hacer en base a criterios epidemiológicos, como características de la tos, identificación de contacto con personas enfermas,  evolución de la enfermedad, vacunación incompleta.

Laboratorialmente la biometría hemática usualmente muestra leucocitosis con linfocitosis.

Estudios de muestras de secreciones naso faringeas: (cultivos, inmunofluorescencia directa y PCR).

Cultivos: se deben obtener durante la fase catarral o durante las primeras 3 semanas de la enfermedad. Su positividad es confirmatoria. Periodo de incubación de 10 a 14 días.

Inmunofluorescencia directa: método rápido, pero con sensibilidad variable y poca especificidad, se procura la confirmación de los casos de sospecha por medio de cultivo.

PCR (reacción en cadena de polimerasa): medio sensible y rápido para el diagnostico, no se aplica de manera generalizada

Estudios serológicos: toda infección por Bordetella pertusis lleva a la producción de anticuerpos, los cuales pueden ser detectados una semana después del periodo paroxístico y en la fase de convalecencia.  Tiene el inconveniente que se debe de obtener una muestra en el inicio de la enfermedad y otra en fase de convalecencia para ser compradas ambas.

Diagnóstico diferencial

Diferentes agentes infecciosos pueden causar un cuadro clínico con sintomatología semejante o incluso indistinguible de la tos ferina, como infecciones por B. bronchiseptica, Chlamydia trachomatis, Chlamydia pneumoniae, Mycoplasma pneumoniae y algunos virus como adenovirus, citomegalovirus. Cuando el diagnóstico es exclusivamente clínico se prefiere utilizar el termino de “síndrome coqueluchoide” el cual puede englobar una etiología variada.

TRATAMIENTO

Los pacientes menores de 6 meses y otros con ataque grave al estado general deberían ser hospitalizados.

El tratamiento antibiótico de elección es la eritromicina, en dosis de 40 a 50 mg/kg/dia, fraccionada en 4 dosis, dosis máxima de 2 gr al día, la duración recomendada del tratamiento es de 14 días.

Otros macrólidos han sido utilizados, como la azitromicina a dosis de 10 a 12 mg/kg/día, en una sola dosis al día (dosis máxima 600 mg al día) durante 5 días y claritromicina 15 a 20 mg/kg/día, fraccionada en 2 dosis (dosis máxima 1 gr al día) durante 7 días.

PRONÓSTICO

El factor pronóstico más importante en la tos ferina es la edad, a menor edad mayor riesgo de mortalidad y complicaciones, así en los lactantes menores de 6 meses y niños desnutridos la mortalidad aumenta. Se espera remisión completa de la enfermedad con el tratamiento antibiótico.

Share Button