Reacciones febriles, son confiables?

Las reacciones febriles son unas pruebas de laboratorio que se solicitan con mucha frecuencia en México, son un conjunto de pruebas que como su nombre lo indica se utilizan para diagnosticar enfermedades que cursan con Fiebre, así que si de entrada si se le piden a un paciente sin fiebre, están mal solicitadas

Las reacciones febriles son pruebas que han venido a caer en desuso, sin embargo en muchos países en vías de desarrollo como México se siguen utilizando por ser pruebas baratas y rápidas, pero en países desarrollados son cada vez menos utilizadas por su poco valor diagnóstico. Son pruebas muy antiguas con más de 100 años, por ejemplo la reacción de Widal que es la que ve anticuerpos contra tofoidea Tifico “O” y Tifico “H” se inventó en el año de 1896

Las reacciones febriles son pruebas poco confiables que tienen poca sensibilidad y especificidad, dan muchos resultados falsos positivos y falsos negativos, es decir que una persona totalmente sana puede dar positivo y una persona enferma puede dar negativo,
Se abusa de la solicitud de reacciones febriles, a estas se les quiere achacar casi cualquier problema, es común que se le pidan a pacientes con dolores de cabeza, cansancio, nauseas, dolor abdominal o mareo con días o meses de evolución, pero sin la presencia de fiebre, y como dijimos anteriormente es frecuente que aun en personas sanas las reacciones febriles den positivas, y esto deriva en la prescripción de antibióticos innecesarios

Las reacciones febriles busca enfermedades como: Fiebre tifoidea y paratifoidea (Salmonella), Brucelosis (fiebre ondulante, fiebre de Malta) y Rickettsiosis (Fiebre Q, fiebre manchada de las montañas rocallosas), la característica principal de todas estas enfermedades es la fiebre
Las reacciones febriles miden los anticuerpos que ha producido nuestro organismo contra determinada enfermedad. Con ninguna de las reacciones febriles positivas se puede hacer un diagnóstico de certeza de una enfermedad, por lo comentado anteriormente al ser pruebas muy antiguas, poco confiables.

Para todas las enfermedades que buscan las reacciones febriles existen pruebas más confiables, modernas, sensibles o específicas para el diagnóstico de las enfermedades

En las reacciones febriles se incluyen:
Tifico “O” – Fiebre tifoidea
Tifico “H” – Fiebre tifoidea
Paratifico “A” – Paratifoidea
Paratifico “B” – Paratifoidea
Proteus OX-19 – Rickettsiosis
Brucella abortus – Brucelosis

A continuación una breve descripción de las enfermedades que buscan las reacciones febriles

fiebre tifoidea: caracterizada por fiebre alta constante (40º), sudoración profusa, gastroenteritis y diarrea. Menos comúnmente puede aparecer un sarpullido de manchas aplanadas de color rosáceo (roseola).Tradicionalmente se divide en cuatro fases, durando cada una de ellas una semana aproximadamente.

Brucelosis (conocida también como fiebre de Malta, fiebre ondulante, enfermedad de Bang o fiebre del Mediterráneo) es una Zoonosis, es decir una enfermedad que es transmitida de los animales al humano causada por bacterias del genero Brucella. Es una enfermedad que se autolimita o se vuelve crónica. La forma aguda de la brucelosis se caracteriza por fiebre que en la mayoría de los casos es alta e intermitente (ondulante), presentándose generalmente por la tarde/noche acompañada de dolor de cabeza intenso

Rickettsiosis (Proteus OX-19) Las Rickettsias son bacterias transmitidas por vectores como pulgas, garrapatas y piojos. En general la Rickettsiosis se considera una zoonosis. Los sintomas en general, se caracterizan por fiebre, cefalea (dolor de cabeza), rash (erupciones cutáneas), dolor abdominal, hepatomegalia, esplenomegalia y síntomas respiratorios como tos, entre otros síntomas

Como conclusión:

• Las Reacciones Febriles son pruebas diagnósticas que cada vez van cayendo más en desuso debido a su poco valor diagnóstico.
• Con ninguna de las reacciones febriles se puede hacer un diagnóstico definitivo de cualquier enfermedad comprendida en ellas.
• Para todas las enfermedades febriles que abarcan existen pruebas mas confiables y con las que se pueden hacer diagnósticos definitivos.
• El uso inadecuado de estas pruebas o su mala interpretación generalmente derivan en el uso injustificado de antibióticos

Mi hijo enferma muy seguido desde que entro a guardería

La mayoría de los niños que ingresan a una guardería, estancia infantil o cualquier otro sitio donde este en contacto con muchos niños estarán propensos a adquirir cuadros infecciosos con mayor frecuencia, pasarán gran parte del tiempo con gripa, mocos, tos, en ocasiones fiebre y diarrea.

Esto es lo habitual, ya que ahora estará en contacto con un mayor número de niños y por lo tanto expuesto a un mayor número de virus y bacterias.

La gran mayoría de todos estos cuadros infecciosos serán de origen viral como suele suceder en la infancia, y la mayoría de estos cuadros serán respiratorios, por lo que es frecuente que los niños que recién ingresan a una guardería puedan pasar los primeros meses con más días enfermos con mocos o tos que sanos.

Para la gran mayoría de los cuadros no se necesitará de un manejo antibiótico, aunque en ocasiones las infecciones podrán ser ocasionadas por bacterias, entonces si necesitarán de un antibiótico, también es cierto que las bacterias de los niños de guardería tienden a ser más resistentes, esto en parte por el uso inadecuado de antibióticos a los que estos niños están expuestos, ya que al tener más cuadros infeccioso respiratorios (ya mencionamos que la mayoría virales) se prescribe una mayor cantidad de antibióticos, muchos de ellos injustificadamente, por lo que sus bacterias se vuelven más tolerantes o resistentes a los antibióticos.

Cada que un niño enferma de resfriado o gripa hace defensas contra ese virus, el problema es que existen más de 200 virus que pueden dar una gripa o resfriado con mocos y tos.

Hay ocasiones que el niño apenas está bien 1 o 2 días y luego vuelve a empezar con gripa o tos, lo cuados suelen durar un promedio de 5 días, poco menos o poco más, pero en ocasiones parece que lleva 2 o 3 semanas con mocos y tos diariamente, esto no quiere decir que se trate del mismo virus con el que inició, sino que es muy probable que durante este tiempo ya adquirido 2 o 3 episodios virales, solo que no había terminado de salir del primero cuando ya había pescado otro nuevo virus.

Pero ¿entonces si mi hijo va a enfermar tanto al ingresar a una guardería, vale la pena llevarlo?

La respuesta la mayoría de las veces va a ser Si, la mayor parte de las infecciones en la guardería son virales, son cuadros leves, podrás ver al niño con el moco escurriendo o con tos, pero la mayor parte del tiempo sin fiebre, corriendo y feliz, eventualmente algún en algún cuadro lucirá decaído.
Salvo en algunos casos donde no es conveniente que el pequeño se exponga a cuadros infecciosos frecuentes, como sería un niño con algún tipo de inmunodepresión, en pacientes asmáticos no controlados que los cuadros infecciosos respiratorios exacerben una crisis asmática, en niños epilépticos donde las infecciones o fiebre disparen las crisis convulsivas, tal vez no sea buena idea ingresar a una guardería.

La guardería o estancia infantil también va a traer ventajas a los niños que acuden a ellas, generalmente van a tener un mejor desarrollo en diversos ámbitos, como en el desarrollo del lenguaje, psicomotor, cognitivo, habilidades sociales, área afectiva y emocional.

Exudado Faríngeo, cuidado con su resultado e interpretación

A veces los estudios de laboratorio lejos de ayudar al diagnóstico o tratamiento, hacen que le médico o el paciente tomen una mala decisión, tal es el caso del Exudado Faríngeo.

Un exudado faríngeo con un resultado mal redactado o bien mal interpretado deriva en un mal diagnóstico y por lo tanto en un tratamiento inadecuado, con el mal uso de antibióticos en este caso.

El reportar bacterias consideradas no patógenas en el caso del cultivo faríngeo resulta en un gasto innecesario de recursos humanos y económicos. Por otro lado un reporte de cultivo faríngeo con bacterias no patógenas propias de la microbiota o flora normal de orofaringe en manos de personal médico inexperto, falto de ética o ambas resulta en la mayoría de las veces en la administración innecesaria e injustificada de antibióticos

Recordemos que la faringe como gran parte de nuestro cuerpo no es un sitio estéril, los humanos estamos llenos de bacterias que colonizan múltiples superficies, toda nuestra boca, nariz, faringe, piel, intestinos y muchos otros sitios tenemos bacterias que forman parte de la microbiota o flora normal, que lejos de enférmanos nos ayuda de diferentes maneras.

La faringe tiene una doble función, una de ellas es respiratoria y la otra es digestiva. Por lo tanto se coloniza tanto de bacterias del aparato digestivo como del respiratorio

El médico siempre debe tener presente el conocimiento de la flora normal de las vías aéreas superiores para no cometer errores de interpretación

De acuerdo a una publicación de la OMS (Basic laboratory procedures in clinical bacteriology. World Health Organization 2003) la flora normal de faringe incluye un gran número de especies que no deberían ser completamente identificadas ni reportadas cuando son observadas en un cultivo faríngeo

• Streptococcus pneumonaie y del grupo viridans (alfa-hemolíticos)
• Neisseria spp no patogenas
• Branhamella catarrhalis
• Estafilococos (S. aureus, S. epidermidis)
• Difteroides
• Haemophilus spp
• levaduras (Candida spp)
•Anaerobios cocos Gram-positivos
•Espiroquetas
•Bacilos Gram negativos (E. coli, K. pneumoniae, Pseudomonas spp, etc)

De acuerdo a la Sociedad Americana de Infectología (IDSA) los microorganismos patógenos causantes de faringoamigdalitis se enlistan a continuación, de estos el más frecuente es el Streptococcus pyogenes

• Estreptococo beta hemolítico grupo A (S. pyogenes)
• Estreptococos del grupo C y G
• Arcanobacterium haemolyticum
• Neisseria gonorrhoeae
• Corynebacterium diphtheriae
• Fusobacterium necrophorum
• Francisella tularensis
• Yersinia pestis
• Yersinia enterocolitica

En la lista de bacterias patogenas no aparece ninguna bacteria Gram negativa (E. coli, K.pnuemoniae, P. aeruginosa, etc), tampoco se enlista ningún estafilococo como S. aureus

En un extracto de la Guía de Práctica Clínica de CENETEC (que reúne a todos los sistemas d salud de México) de faringoamigdalitis aguda menciona que “los cultivos faríngeos reportados con Staphylococcus aureus se encuentran en personas sanas y los antibióticos para su erradicación son inútiles e innecesarios”

La academia Mexicana de Pediatría en el Boletín del Hospital Infantil de México (Vol. 62, No. 6, 2005), habla acerca de la mala interpretación que podemos dar a los exudados faríngeos: y concluye que “no es un estudio útil que deba de realizarse en niños sanos o asintomáticos. Su indicación debe tener un buen fundamento clínico o epidemiológico”

En resumen:

• La faringe no es un sitio estéril, está llena de bacterias (flora normal) por lo que no es raro encontrar cultivos de faringe positivos
• Hay muchas bacterias que ni siquiera deberían reportarse en el resultado de laboratorio, ya que esto da lugar al uso de antibióticos innecesarios y las consecuencias que ello conlleva
• La única bacteria de interés clínico reportada en un cultivo de faringe de un laboratorio convencional es el estreptococo beta hemolítico del gupo A o Streptococcus pyogenes
• Ni Staphylococcous aureus, Candida albicans, Escherichia coli, klebsiella pneumoniae, y muchas otras bacterias No son patógenas en faringe, son parte de la flora normal, por lo tanto no deben recibir tratamiento antibiótico para su erradicación
• No se debe solicitar exudado faríngeo a niños sanos

10 cosas que debes saber sobre las infecciones en los Niños

1) La mayoría de todas las infecciones en la infancia son de origen viral, especialmente en niños menores de 5 años.

2) Todos los niños se enferman, en promedio unas 6 infecciones respiratorias al año, conforme crecen el número de infecciones va disminuyendo.

3) Hay factores que pueden hacer que un niño enferme más que otros como el no recibir seno materno, convivir con fumadores, asistencia a guarderías o estancias infantiles, estado nutricional y esquema de vacunación incompleto.

4) Para las infecciones virales los antibióticos no tienen utilidad, es decir que la mayoría de las veces los niños no requerirán de un antibiótico para sanar.

5) Prácticamente todas las infecciones virales son auto limitadas, es decir curan solas con y sin medicamentos en el mismo tiempo, si utilizamos medicamentos son solo para aminorar los síntomas mientras dura el cuadro.

6) Todos los medicamentos pueden tener efectos adversos o indeseables, si una infección viral curará con y sin medicamentos a veces es preferible no darlos sobre todo en bebés pequeños.

7) La mayoría de todos los síntomas que más preocupan a los padres (fiebre, tos, diarrea, vomito) son mecanismos de defensa de nuestro organismo para tratar de eliminar la infección, por lo tanto solo bajo indicaciones especiales se intentará controlarlos.

8) Siempre es mejor prevenir que curar, asegúrate de tener el esquema de vacunación de tus hijos actualizado, adecuada higiene y una buena alimentación.

9) Los antibióticos no son siempre la solución a una infección con fiebre, nunca presiones o exijas un antibiótico a tu médico por que podría terminar recetándolo aun sabiendo que no es necesario.

10) Siempre consulta a tu médico si tu hijo tiene: fiebre que persiste más de 3 días, niños menores de 2 meses, rechaza el alimento y los líquidos, luce muy enfermo o decaído, brotan manchas rojas en su piel, tiene algún dato de sangrado, movimientos anormales o convulsiones, cualquier otra situación que pienses no es normal.

Carta al padre del niño sin vacunar que expuso a mi familia al virus de sarampión

Este artículo fue originalmente escrito por un pediatra de Phoenix, Arizona, cuya hija con cáncer fue contagiada de sarampión por un pequeño enfermo al cual sus padres se opusieron a vacunar. 

En estos momentos, una serie de fuertes sentimientos me embargan. Hacia mi familia, me siento sobreprotector como un papá oso. Hacia usted, un padre que no vacuna a sus hijos, siento un gran enojo y mucha frustración ante las alternativas que ha elegido.

Hoy todos ya habrán escuchado del brote de sarampión originado en Disneylandia. O más exactamente, originado por una persona sin vacunar que infectó a otras que también se encontraban de vacaciones. No entraré a discutir sobre el movimiento anti-vacunación, la controversia del thiomersal (que ya no se utiliza en las vacunas para niños), ni sobre el mito de que la vacuna MMR produce autismo (existen cambios en la química cerebral de un autista antes del nacimiento).

Enfoquémonos en el sarampión unos momentos. Alguna vez fue una epidemia en Estados Unidos. Hoy en día, es considerada “erradicada” de esta nación (no continúa circulando entre la población, solo se contagia a través de viajes fuera del país). El virus de sarampión es altamente contagioso, >90% infeccioso, y puede sobrevivir en el aire de una habitación e infectar a alguien dos horas después. Otro dato curioso, es que el sarampión es transmisible antes de ser diagnosticado, cuatro días antes de que aparezca la erupción característica. “El sarampión en sí es muy desagradable, pero las complicaciones son muy peligrosas. Una de cada 1000 personas con sarampión desarrollará una inflamación del cerebro, y una de 1000 morirá”. Eso suena divertido.

Está bien.

Me calmaré.

Supongo que amas tanto a tu hijo como yo a los míos. Supongo que estás intentando realizar las mejores decisiones con relación a su cuidado. Pero por favor date cuenta que tu hijo no vive en una burbuja. Cuando tu hijo se enferma, otros niños quedan expuestos. Mis hijos. ¿Por qué ibas a exponer a sabiendas a alguien a tu hijo enfermo, sin vacunar, después de haber visitado recientemente Disneylandia? Eso fue una jugada realmente estúpida.

¿Por qué esto me afecta a mí y a los míos? ¿Por qué mi familia está en peligro si estamos vacunados? Me alegro que hayas preguntado.

Con respecto al virus de sarampión, hay cuatro tipos de personas. De los cuales, todas están representadas en mi familia.

Primero, la vacuna MMR le confiere inmunidad a casi todos aquellos que la reciben. Dos dosis dan protección que puede confirmarse con un análisis de sangre. Mi mujer está dentro de ese grupo.

Segundo, cerca del 3% de los niños que han sido vacunados con todas sus dosis no desarrollan una respuesta inmunológica duradera. Ellos tienen bajos niveles de títulos de sangre y no están protegidos contra el sarampión. Si están expuestos, este grupo es probable que contraiga la enfermedad. Yo formo parte de ese grupo y, afortunadamente, no estuve expuesto.

Tercero, los no vacunados. Mi hijo, Eli, tiene 10 meses de edad. Es muy pequeño para que lo vacunen con la MMR, por lo tanto, no tiene protección. Ya sea porque se negaron sus padres o porque son muy pequeños, los niños expuestos que no han sido vacunados tienen un 90% de probabilidades de contraer sarampión.

Cuarto, hay niños como mi Maggie. Estos son niños que no pueden ser vacunados. Niños que padecen cáncer. Niños que tienen inmunodeficiencia. Pequeños que son verdaderamente alérgicos a una vacuna o a parte de la vacuna; como, la anafilaxis al huevo. Estos niños permanecen en riesgo. Ellos no pueden ser protegidos, a menos que vacunemos a los que los rodean.

Maggie fue diagnosticada con leucemia linfoide aguda (LLA), cáncer de sangre, en agosto pasado. Le han realizado múltiples quimioterapias, punciones lumbares y una cirugía para implantarle un catéter. Ella ha ingresado seis veces desde su diagnóstico y ha pasado casi tres semanas en el Hospital para niños de Phoenix, incluyendo Halloween y año nuevo. Ella ha sido inmunizada completamente, pero no podemos inmunizarla más hasta que termine su tratamiento. Su tratamiento terminará, si Dios quiere, justo después de su cumpleaños número cinco, en enero de 2017.

He aquí, como el brote de sarampión, ha complicado aún más nuestra situación.

Fue un miércoles. Maggie acababa de ser dada de alta del Hospital para niños de Phoenix después de haber finalizado con su última sesión de quimioterapia. Esa tarde ella fue a la clínica de cuidados especiales PCH East Valley para retirar unos análisis del laboratorio. Todo estaba en orden y nosotros nos sentíamos confiados… hasta que el domingo en la tarde recibimos la llamada. Ese miércoles en la tarde, Anna, Maggie y Eli, habían sido expuestos al virus del sarampión por otro paciente. Nuestros dos hijos no contaban con la inmunidad para defenderse contra el sarampión. La única protección disponible fueron múltiples inyecciones de inmunoglobulina de rubeola (los anticuerpos del sarampión). Había tres inyecciones para Maggie y dos inyecciones para Eli. Gritaron, pero al menos ahora tienen una protección temporal contra el sarampión. Estamos rezando para que sea suficiente.

Eli y Maggie fueron expuestos al virus el 21 de enero. A pesar del tratamiento que se les dio, ellos pueden mostrar signos de sarampión en cualquier momento desde hoy hasta el 11 de febrero (21 días posteriores a la exposición). Luego de un nuevo análisis de sangre, los resultados mostraron que mi mujer y yo somos inmunes al sarampión, pero nuestros hijos permanecerán en aislamiento hasta el 11 de febrero.

Padre que decidió no vacunar a su hijo, gracias por arruinarnos nuestras tres semanas de “vacaciones” de la quimioterapia. En lugar de un descanso, nos dedicaremos a observar si aparecen síntomas de sarampión y rezar para que no tengan fiebre, o si no, devuelta al hospital. Gracias por hacernos cancelar nuestro viaje a la nieve este año. Maggie realmente quería ver la nieve, pero no nos arriesgaremos a exponer a nadie más. Dicho esto, gracias por exponer a 195 niños a esta enfermedad. Tus malas decisiones no solo afectan a tu hijo. También afectan a mi familia y a muchos como nosotros.

Por favor disculpa mi sarcasmo. Estoy enfadado y un poco asustado.

Papá oso.

Visto en Mother Jones