Dolor de oído después de la alberca? Otitis Externa

Compartir

Pronto acabarán las vacaciones de semana santa y con ello se incrementan los casos de dolor de oído por otitis externa en los niños, la cual se asocia con la entrada de agua en el oído como sucede en esta temporada tras la estancia en albercas, piscinas o playa, aunque también se puede presentar con el baño de tina.

La otitis externa es la inflamación del conducto auditivo externo y el dato característico es el dolor en el oído, el dolor se da principalmente al mover la cabeza o jalar la oreja (pabellón auricular), les puede causar dolor al peinarlos o recargarse en la almohada sobre el oído afectado, Como  el canal auditivo se inflama la audición puede disminuir. El oído infectado puede o no supurar pus o secreción amarilla.

Una maniobra útil para distinguir si el dolor de oído es secundario a una otitis externa resulta al traccionar o movilizar el lóbulo de la oreja, si el dolor se despierta con esta maniobra seguramente estamos frente a una otitis externa, si el dolor no se modifica lo más probable es que sea una otitis media (la otitis media usualmente se asocia a procesos infecciosos de vías respiratorias altas con la presencia de rinorrea o escurrimiento nasal y fiebre)


El diagnóstico médico de la otitis externa se realiza al examinar el canal de oído con un otoscopio.

 

Para el tratamiento de la otitis externa el manejo es local, es decir los medicamentos tomados de poco ayudaran a aliviar el dolor y la inflamación.

Así para el tratamiento de la otitis externa el médico indicará unas gotas óticas (para los oídos), la mayoría de ellas combinan un esteroide (anti-inflamatorio) un analgésico (dolor) y un antibiótico (infección), el alivio se consigue casi al instante de colocar las gotas dependiendo del grado de inflamación, en algunos casos severos tu médico podrá indicar un antibiótico vía oral para ayudar a controlar la infección.

Mientras la otitis externa mejora hay que mantener el oído seco y tener precaución que no entre agua al oído durante el baño, un tapón de algodón con vaselina puede ser útil, está de más decir que no se recomienda que este en la alberca hasta que haya sanado

Niño con fiebre. ¿Acudir con el pediatra o a urgencias?

Compartir

La fiebre es uno de los síntomas más frecuentes en pediatría, es uno de los principales motivos de consulta ya que este síntoma usualmente preocupa mucho a los padres.

La fiebre no es una enfermedad, es un síntoma que la mayoría de las veces en pediatría acompaña a los procesos infecciosos, aunque las infecciones no son la única causa por la que un niño puede presentar fiebre

La fiebre es un mecanismo de defensa de nuestro organismo, afortunadamente la mayoría de las veces la fiebre no es indicativo de una enfermedad de gravedad, muchas veces va acompañando a las infecciones virales, y la usualmente se espera que la fiebre ceda en un lapso no mayor a las 72 horas sin necesidad de usar un antibiótico, salvo que se sospeche de un proceso bacteriano.

La fiebre por sí sola no es una urgencia, pero hay que estar muy alerta con los síntomas o datos que la acompañan, ya que si presenta alguno de los siguientes se deberá buscar valoración médica bien sea con su pediatra o directamente al servicio de urgencias.

¿Cuándo acudir al pediatra si el niño tiene fiebre?

 Debe acudir con su médico o pediatra si:

1.- la fiebre dura más de 3 días

2.- en lugar de ir mejorando al paso de los días va luciendo más decaído o enfermo

3.- es menor de 3 meses (pero mayor de 28 días)

¿Cuándo acudir a urgencias si el niño tiene fiebre?

Debe acudir al servicio de urgencias si:

Tiene movimientos anormales o convulsiones

Tiene manchas rojas en su piel

Tiene  datos de sangrado por cualquier sitio

Se le dificulta respirar

Somnolencia, le cuesta trabajo mantenerlo despierto

En menores de 6 meses  rechaza el alimento, irritable con llanto intenso no consolable

Es recién nacido (menos de 28 días)

Si tu sientes que te pica la colita. tienes lombrices?

Compartir

s frecuente que los padres lleven al niño al consultorio solicitando un desparasitante  porque tiene prurito, picazón  o comezón en la región anal (a mi hijo le pica la colita, tiene lombrices). Esta creencia se popularizó aun mas hace algunos años a consecuencia de famoso comercial en México

¿Si a mi hijo le pica colita tiene lombrices o parásitos?

Es cierto que la comezón en la región anal pudiera indicar la presencia de parásitos, pero esta comezón no la dan todos los parásitos  o lombrices como a veces se piensa, la da específicamente un tipo de parásitos conocidos como  oxiuros (Enterobius vermicularis) y su infestación se conoce como oxiuriasis o enterobiasis, este parásito puede  provocar un prurito o comezón anal intensa predominantemente durante la noche, es tan intensa que dificulta el dormir

Entonces el  que un niño se rasque su colita durante el día no necesariamente quiere decir que tenga lombrices o parásitos, ya que solo los oxiuros producen esta comezón y se presenta intensamente durante la noche al dormir.

¿Cómo saber si a mi hijo tiene comezón anal por parásitos?

Si su hijo tuviera  picazón  anal por lombrices, estos parásitos (oxiuros) serían visibles  en la región anal, sobre todo si le presta atención unas 2 o 3 horas después de que su hijo concilie el sueño. También es posible que vea las lombrices en el baño, parecen pequeños trozos de hilo blanco con la longitud aproximada de una grapa (poco menos de 1 centímetro), también es posible que los vea en la ropa interior cuando se levante por la mañana.

La oxiurasis o enterobiasis puede presentarse   más frecuentemente entre los niños de 5 a 10 años, siendo relativamente rara en niños menores de 2 años de edad.

¿Por qué los parásitos o lombrices pueden dar comezón anal?

Los oxiuros llevan a cabo su apareamiento en el intestino grueso, posterior a este el macho muere y es eliminado a través de las heces. Las hembras “preñadas” permanecen en el intestino,  y durante la noche, pasan a través del intestino hacia al ano, donde suelen depositar  sus huevos, es aquí donde se produce la comezón anal y estas lombrices se pueden visualizar

Después de depositar sus  huevos, la hembra intenta regresar hacia adentro del ano, algunas logran, otras no, siendo eliminadas en las heces.

El prurito anal además de oxiuros puede ser causado por:

  • Comidas picantes, cafeína, alcohol y otros alimentos y bebidas irritantes
  • Esencias o tintes en el papel higiénico o el jabón
  • Diarrea
  • Hemorroides
  • Infecciones de transmisión sexual (ITS)
  • Algunos medicamentos
  • Exposición prolongada a la materia fecal por mala higiene
  • Infecciones por hongos o bacterias
  • Fisuras anales
  • Humedad excesiva en la zona

Entonces  No toda picazón o comezón en la región anal es por parásitos o lombrices, otros mitos que veremos asociados con los parásitos son el rechinar los dientes por la noche, babear al dormir y tener manchas blancas en la cara.

También te puede interesar leer: http://www.infectologiapediatrica.com/blog/2013/10/desparasitar-a-los-ninos/

Enfermedad de Kawasaki

Compartir

La enfermedad de Kawasaki  es una enfermedad inflamatoria aguda, autolomitada, que afecta principalmente mucosas y los vasos sanguíneos de pequeño y mediano tamaño. Es una enfermedad potencialmente grave por las complicaciones cardiacas que se pueden producir. Descrita por primera vez por Tomisaku Kawasaki en 1967.

Se presenta principalmente en niños menores de 5 años, aunque su incidencia es mayor en niños asiáticos, en México y otros países de Latinoamérica  no la debemos pasar por desapercibido, se estima que puede tener una incidencia en países hispanos de 11 casos por cada 100,000 habitantes y dadas sus graves complicaciones cardíacas se precisa de un diagnóstico temprano para un manejo oportuno y evitar complicaciones

Causa:

La etiología de la enfermedad de Kawasaki  aún es desconocida, pero la mayoría de datos epidemiológicos y clínicos sugieren un origen infeccioso

Diagnóstico:

No existe una prueba diagnóstica definitiva para enfermedad de Kawasaki, su diagnóstico se basa en los datos clínicos que presenta el paciente, donde el dato principal es la fiebre.

Fiebre: es el dato cardinal de esta enfermedad, usualmente tiene una duración igual o mayor de 5 días.

La fiebre más 4 de los siguientes 5 criterios hace diagnóstico de enfermedad de Kawasaki

1.- Cambios en las extremidades: en la fase aguda- edema de manos y pies o enrojecimiento de palmas y plantas, en la fase subaguda (15 días) descamación de dedos de las manos y pies

2.- Exantema polimorfo: erupción,  rash o exantema que  aparece generalmente en los primeros 5 días de fiebre; predomina en el tronco, aunque a veces puede estar limitado  a la parte inferior del abdomen

3.-  Inyección conjuntival: es un tipo de conjuntivitis, ojos rojos, sin la presencia de secreción, poco después del inicio de la fiebre y es transitoria, bilateral

4.- Cambios en la mucosa oral: • Eritema, sequedad, fisuras, descamación y sangrado de labios. • Lengua aframbuesada, lengua roja con puntos blancos que simula una fresa

5.- Adenopatía única: aparece un ganglio cervical en la fase aguda, es generalmente unilateral y localizada en la parte anterior del  cuello, mide aproximadamente 1.5 centímetros de diámetro

Tratamiento

El tratamiento se debe iniciar lo antes posible, se recomienda iniciar antes del día 10 de enfermedad, idealmente antes del día 7, debe intrahospitalario y es base de Gamaglobulina y ácido acetil salicílico

Recuerden  que los ojos no ven lo que el cerebro no conoce, es importante tener presente esta enfermedad y sus manifestaciones clínicas, esto debido a que en muchos casos se retrasa el diagnóstico por desconocer esta entidad, el paciente puede tener los 5 criterios de Kawasaki, pero si de desconoce esta no es diagnosticada y su manejo se retrasa incluso mas a allá de los 10 dias hasta que llega con alguien que al conocer la enfermedad favilmente realiza el diagnóstico

Los mocos verdes no son sinónimo de antibióticos

Compartir

Los mocos verdes es un motivo frecuente de consulta en pediatría, cuando se les pregunta por que acuden a consulta refieren “lo traigo porque tiene 5 días con mocos pero ya el día de hoy de hoy se volvió verde” y muchos de ellos rematan “entonces pues ya trae infección y para ver que antibiótico le va a dar”. La  mayoría  saldrá sin antibióticos del consultorio

La mayoría de los cuadros respiratorios en la infancia con producción de moco son de origen viral, sean verdes, blancos o transparentes, el color del moco  por sí solo no es indicativo si el cuadro es viral o bacteriano, si requiere o no de un antibiótico.

El moco es una sustancia viscosa que se produce como método de protección de algunas  superficies del cuerpo. El moco en la nariz se produce como una forma de defensa ante infecciones la mayoría virales. Es como si el moco atrapara virus y bacterias para que no pasen de allí y lleguen hasta los pulmones. Además sirven para lubricar y limpiar las membranas de la nariz, humedecer el aire y regular su temperatura.

El color es una consecuencia de la batalla que ocurre entre nuestras células de defensa y los  virus o bacterias que nos quieren enfermar. Los mocos se llenan de células muertas, restos de bacterias y distintos compuestos  que darán a los mocos su llamativo color verde.

Pero muchas veces me han dicho que es viral y al final terminan dándole antibióticos para bacterias

Efectivamente las infecciones virales se pueden sobre infectar con una infección bacteriana, la infección viral puede dañar la mucosa nasal y entonces hacerla más susceptible al ataque de bacterias. También los mocos verdes espesos pueden hacer que se dificulte el drenaje de los senos paranasales y terminar en una sinusitis bacteriana

Entonces si a veces una infección viral termina complicando con una infección bacteriana ¿Por qué no dar antibióticos desde el principio?

La complicación con una infección bacteriana será en el menor de los casos, lo más frecuente es que al paso de 5 a 10 días se termine curando el cuadro viral que inició. El dar un antibiótico puede en ocasiones traer más mal que beneficio, como el incremento de resistencias bacterianas, alergias a medicamentos, efectos adversos o tóxicos de los antibióticos, alteración de la flora bacteriana, etc, etc

¿Entonces qué puedo hacer si mi hijo tiene mocos verdes?

Lo primero es consultar con tu pediatra, puedes ayudarle mucho realizando aseos nasales con lo que llaman en farmacia “Agua de mar” que es agua con sal  y lubricante como STERIMAR entre otros, o puedes realizar aseos nasales con solución salina preparada en casa y aplicarlo con una jeringa en su nariz (puedes encontrar muchos videos de cómo hacerlos en Youtube buscando “aseos nasales”)

¿Cuándo es probable que haya una infección bacteriana y debes consultar con tu pediatra?

  • Fiebre que dura más de 3 días
  • Tos de más de 10 días de duración
  • Dolor de cabeza hacia el centro de su frente
  • Dolor de oído
  • Tiene un mal olor que se desprende de su nariz o de su boca pese a un adecuado aseo