Más de Citomegalovirus (CMV) en los niños

Nuevamente vuelvo a escribir sobre citomegalovirus, este virus tan frecuente entre nosotros los humanos, que aunque no aplica el término es casi casi propio de nuestra “flora habitual” ya que alrededor del 90 hasta el 95% de la población adulta hemos cursado ya con la infección por este virus y son muy pocos los que llegan a requerir un tratamiento antiviral, dado que este virus por decirlo de alguna es muy “débil” y nuestro sistema inmune lo controla con gran facilidad, pero en el caso de que nuestro sistema inmune no funcione bien (prematuros, inmunocomprometidos, VIH, cáncer, receptores de trasplantes, etc) este virus puede causar grave enfermedad.

 
El citomegalovirus es uno de los pocos virus para los que hay un tratamiento antiviral (ganciclovir), existen infinidad de virus que infectan al humano, la mayoría de todos los virus se caracterizan por causar enfermedades autolimitadas, es decir que curan solas y citomegalovirus no es la excepción, aun en los cuadros más graves la enfermedad finalmente se autolimita, el problema es que puede haber secuelas principalmente a nivel neurológico con sordera, y el tratamiento con ganciclovir mas que buscar una resolución de la enfermedad, busca reducir las posibles secuelas que pueda dejar el citomegalovirus.

 
bebecomputadoraMe gusta escribir sobre el citomegalovirus porque en sí me gusta escribir sobre todo aquello en que pueda aportar algo para reducir el uso inadecuado de medicamentos, principalmente antibióticos y en este caso antivirales. Dado que es uno de los pocos virus que puede responder a un manejo antiviral, en muchas ocasiones se abusa de estos y también en muchas ocasiones se abusa del diagnóstico.

 
Aunque el citomegalovirus pertenece a la familia de los herpes virus, es decir es pariente del virus de la varicela-zoster, no responden a los mismos antivirales, menciono esto porque veo muchos pacientes tanto con IgM como IgG positivas para CMV con manejo con Aciclovir y otros como Ribavirina. Para el tratamiento del citomegalovirus solo están aprobados algunos antivirales, todos ellos altamente tóxicos como el ganciclovir, valganciclovir, foscarnet. No es conveniente que cualquiera reciba este tipo de medicamentos, porque como decimos en México “puede salir más caro el caldo que las albóndigas” por ejemplo el citomegalovirus puede producir trombocitopenia (cifras bajas de plaquetas) pero el ganciclovir está contraindicado en cifras de plaquetas menores de 25,000 precisamente porque hará descender más las plaquetas, lo mismo pasa con el hígado, el CMV causa hepatitis y elevación de bilirrubinas, pero el ganciclovir también es hepatotóxico y puede empeorar el cuadro de hepatitis.

 
A continuación un extracto de un artículo muy interesante y preciso sobre el citomegalovirus adquirido en los recién nacidos de la Asociación Española de Pediatría y la Sociedad Española de Infectología Pediátrica (Alarco´n Allen A, Baquero-Artigao F. Revisión y recomendaciones sobre la prevención, diagnóstico y tratamiento de la infección posnatal por citomegalovirus. An Pediatr (Barc). 2010. doi:10.1016/j.anpedi.2010.05.024)

 
La leche materna es la principal fuente de infección en los recién nacidos, dada la alta proporción de madres CMV-positivas que excretan CMV en la leche. La congelación disminuye el riesgo de transmisión de CMV por medio de la lactancia materna, aunque no lo elimina completamente. La pasteurización previene dicha transmisión, pero puede alterar las propiedades inmunológicas de la leche.

 
La infección posnatal por CMV habitualmente es asintomática, debido a que suele resultar de una reactivación del virus en la madre y el niño nace con anticuerpos protectores. Sin embargo, el recién nacido prematuro de muy bajo peso tiene una cantidad de anticuerpos transferidos menor y puede presentar una infección sintomática. La infección adquirida sintomática por CMV en el recién nacido típicamente se manifiesta con hepatitis, neutropenia, trombocitopenia o apariencia séptica. La neumonitis y la enteritis son menos frecuentes, pero muy características. El diagnostico se basa en la detección del virus en orina coincidiendo con el inicio de la sintomatología. La infección adquirida por CMV en el recién nacido suele resolverse espontáneamente sin necesidad de tratamiento antiviral.

 
El tratamiento con ganciclovir debe reservarse para los casos graves. A diferencia de la infección congénita por CMV, la infección adquirida en el RN pretermito no parece asociarse a sordera ni alteraciones en el neurodesarrollo a largo plazo.

Deja un comentario