Citomegalovirus (CMV). Realmente es tan malo?

Compartir

El citomegalovirus es un virus ubicuo, es decir que está presente en todo el mundo, y es una de las infecciones más frecuentes en la especie humana,  estimando que aproximadamente el 90% de los adultos hemos adquirido esta infección, principalmente durante la infancia, y la gran mayoría de nosotros ni por enterados  estuvimos cuando cursamos con la infección, porque prácticamente siempre cursa asintomática, es decir nos infectamos pero no enfermamos. Salvo en algunos grupos de riesgo como bebés prematuros y personas inmunocomprometidas la infección por citomegalovirus puede causar una enfermedad grave y dejar secuelas.

La infección por citomegalovirus puede ser adquirida desde antes de nacer  (congénita) o después del nacimiento (adquirida), de igual manera la mayoría de las veces será asintomática. El citomegalovirus lo podemos adquirir desde el mismo momento en que nacemos al cruzar el canal del parto.

La mayoría de la veces  se adquirirá al citomegalovirus durante el primer año de vida, más en aquello bebés que son alimentados al seno materno, pues este virus es secretado en la leche humana.

Si nos hiciéramos una prueba de laboratorio o serología, a la mayoría de nosotros nos daría positiva la presencia de IgG en sangre, lo cual indica anticuerpos de memoria, para ello en algún momento de nuestras vidas debimos tener IgM positivas lo cual indica infección reciente o activa.

medico bebeA este virus se le achacan muchos cuadros y patologías de las cuales la mayoría de las veces puede no ser  culpable, casi nunca provocará enfermedad ni siquiera dará síntomas.

Para la mayoría de los médicos (al menos en mi experiencia) basta una IgM positiva y la más mínima manifestación o síntoma para iniciar un tratamiento altamente toxico como lo es el ganciclovir.

Si se sospecha  de infección por citomegalovirus  congénita o adquirida no basta con solo realizar una serología con IgM e IgG para hacer diagnóstico definitivo,  mucho menos para dar un tratamiento con ganciclovir, sin embargo, por ejemplo un lactante con hepatitis o síndrome colestasico  con una IgM positiva para citomegalovirus inmediatamente se le atribuye a este la causa sin tener ninguna otra evidencia, que si tiene un perímetro cefálico por debajo de su percentila igualmente es culpa del citomegalovirus, tiene anemia o trombocitopenia también es culpa del citomegalovirus,  tiene hepato-esplenomegalia también el citomegalovirus es culpable; cuando para todo lo anterior existe una lista muy grande  de enfermedades o infecciones que incluso son más probable que el pobre citomegalovirus.

Pero bueno la cosa va mas allá, no tan solo le dan un tratamiento injustificado con ganciclovir, porque en el mejor de los casos que el citomegalovirus sea el causante de los síntomas o enfermedad del paciente, no en todos los casos está justificado el tratamiento,  tambien  he visto como le dan “tratamiento” a los padre, específicamente la madre “porque ella le transmitió la infección a su hijo”, y por si eso no bastara por ejemplo a un lactante de 2 meses que su mamá le daba seno materno (y que sí, seguramente por ahí le contagió el virus a su bebé) le suspenden el seno materno y lo cambian por una formula “X” (leche de vaca al fin y al cabo).

Este pobre virus que es tan común entre nosotros, que la mayoría de nosotros adquirimos en el primer año de vida y que ni por enterados estuvimos cuando adquirimos la infección, da pie a cometer muchas iatrogenias  por tanta desinformación entre los médicos.

El que una madre o un bebé tengan infección por citomegalovirus no contraindica la lactancia materna, es cierto que el virus es excretado en la leche humana y de ahí muchos de nosotros tuvimos la fortuna de pescar la infección, pero al adquirir el virus de esa manera (y de otras)  lo menos probable es que ese virus nos enferme y nos de manifestaciones clínicas o secuelas. Además así   como adquirimos ese virus de la leche materna, pues  al mismo tiempo estamos adquiriendo defensas, anticuerpos, y todos los nutrientes necesarios para enfermar menos en la etapa de lactante,  por lo que los beneficios de continuar con la lactancia materna superarán a todos los riesgos que corre el bebé al estar tomando su leche materna con “el famosísimo y temido citomegalovirus” .

ojo, la infeccion por citomegalovirus en muchos paises es la infección congénita  mas frecuentes, es decir muchos bebés nacen con ella, lo cual no significa que esos bebés nazcan enfermos o que vayan a desarrollar síntomas o secuelas, con lo cual tampoco niego que el citomegalovirus sea causante de enfermedades en recién nacidos y lactantes, pero será en el  menor de los casos y con mayor probabilidad en los grupos de alto riesgo.